fbnoscript
10 de mayo de 2018

Asesinan a activista LGBT+ en Río de Janeiro

Justicia por Matheusa Passarelli
Por Sofía y Manuel

A ocho semanas del asesinato de Marielle Franco, desde la militarizada Río de Janeiro llega la noticia del asesinato de Matheusa Passarelli, una joven de género no binario (que no se consideraba varón ni mujer) activista por los derechos LGBT+. La crisis política y económica en Brasil raja las paredes y el gobierno golpista de Temer insiste en imponer el ajuste contra la clase trabajadora con represión y violencia en todos los barrios.

El asesinato de Matheusa se suma a la escandalosa lista de crímenes de odio y travesticidios que se incrementa cada día en todo el mundo, siendo Brasil de los países con más crímenes contra personas LGBT+ (más de 270 registrados en 2017). Esto no es un hecho fortuito. La crisis, el ajuste y el reforzamiento represivo de la mano de las instituciones religiosas promueven la violencia contra la diferencia sexual. 
Matheusa era una estudiante de Artes que se había mudado recientemente a Río para probar suerte. El día 29 de abril asistió a una fiesta de cumpleaños en el barrio Encantado, en el norte de la ciudad; esa fue la última vez que la vieron con vida. La familia llevó adelante una busqueda en las calles y las redes; “Cadê Matheus Passareli - Theusa?” (¿Dónde está Matheus Passarelli – Theusa?) decían las pancartas. Producto de la presión de familiares y amigos movilizados, la policía finalmente encontró el cuerpo incinerado de Theusa. Las autoridades señalan que el crimen habría sido llevado a cabo por narcotraficantes.

Las fuerzas policiales y el gobierno intentan utilizar el caso de Matheusa -como el de Marielle- como una justificación al reforzamiento represivo para enfrentar el narcotráfico. Patrañas. La intervención militar en las favelas cariocas primero, y en todo el Estado después son la salvaguarda de un plan de guerra contra los trabajadores y el pueblo. La escalada de violencia contra LGBT+, mujeres y población negra es el producto fatal de un régimen social en descomposición. 

En Brasil, en Argentina y en todo el mundo el colectivo LGBT+ precisa organizarse, junto a la clase trabajadora, de manera independiente de todos los gobiernos, del Estado y la Iglesia. Basta de violencia y crímenes contra el colectivo LGBT+. Justicia por Matheusa.

 

Compartir

Comentarios