fbnoscript
12 de octubre de 2018

La agenda LGBT hacia el 33° Encuentro Nacional de Mujeres

El planteo de la Agrupación 1969
La agenda LGBT hacia el 33° Encuentro Nacional de Mujeres

Foto: Cata Prensa

Este fin de semana partirán delegaciones de la Agrupación LGBT 1969 de todo el país rumbo a la ciudad de Trelew, llevando consigo la histórica propuesta que sostenemos para la liberación sexual y de género: "la salida es por izquierda". 

A casi un mes del plenario nacional de la agrupación, llega la hora de plantear nuestras posiciones frente a un activismo que, en conjunto con el movimiento de mujeres, supo marcarle la cancha al gobierno este año. 

Atravesados por la crisis económica y el reforzamiento de las fuerzas policiales para hacer pasar el ajuste, la agenda LGBT estuvo cargada de luchas en lo que va del 2018 y el Encuentro Nacional de Mujeres pasa a ser una instancia más de reagrupamiento para aquellos que todavía no se hayan sumado al movimiento que conquistó la liberación de Higui, arrancó la figura de travesticidio para Diana Sacayán o se hizo presente en las jornadas históricas por la conquista del derecho al aborto, entre otras luchas.

Los distintos casos de criminalización hacia las disidencias no han sido pasados por alto y han tenido una reacción de organización muy valiosa. Tanto en Capital Federal como en el interior del país hubo un notorio incremento en cuanto al activismo que lucha contra estos casos y ha sido una tarea que nos hemos dado como 1969 la de orientar la denuncia hacia el Estado.

Los travesticidios, una de las expresiones más brutales del ataque a la comunidad LGBT, cuentan con la complicidad del poder político y estatal que incentiva el odio hacia las minorías sexuales. En todos ellos hemos intervenido como una agrupación que defiende a las disidencias de género de la clase trabajadora, las travestis necesitan urgentemente una salida al genocidio que están sufriendo. La marginalización y precarias condiciones de vida a las que las empujan las distintas instituciones del Estado no les trae más que una expectativa de vida de 38 años y ya más de 50 travesticidios en lo que va del año. Por eso hemos impulsado la ley de cupo laboral tavesti-trans que había redactado Diana Sacayán. Se prevé que para fin de año se tratará en Diputados y nuestro objetivo será replicar los métodos del movimiento de mujeres, que también consiguieron la victoria por el juicio del asesinato de la misma Diana, para su final aprobación.

El macrismo

La Federación LGBT, un organismo que supo crear el propio kirchnerismo para cooptar las luchas, ha quedado desnudado ante los ojos de todo el movimiento por su rol de contención de las mismas. Pues los dirigentes de las organizaciones que forman parte no le hicieron asco a seguir sosteniendo sus cargos en un "Estado marcrista" dirigido por quien decían denunciar como su máximo enemigo neoliberal. 

Este año, la precarización de las condiciones de vida de las disidencias de la clase trabajadora que trajo el ajuste capitalista no hace más que darnos la razón de que urge una salida por izquierda, ya que somos las primeras en no conseguir trabajo, quienes sufrimos el vaciamiento de la salud cuando hay faltantes de hormonas y medicamentos y quienes somos perseguidas por las fuerzas represivas que buscan "adoctrinarnos" criminalizándonos y persiguiéndonos.

La lucha que debemos darnos hoy en día es la de fortalecer este incipiente movimiento independiente, frente a aquellas corrientes que diluyen la confrontación con el gobierno de Macri en nombre de las elecciones de 2019.

Es vital para nosotros empujar al activismo a la toma de conciencia acerca de la necesidad de pronunciarse en contra del pacto con el FMI y por la consigna de una Asamblea Popular Constituyente, libre y soberana. 

Por el fin de toda opresión

Vamos con la propuesta clara de crear una columna independiente en cada marcha del orgullo de cada regional del país. Urge que se oigan las reivindicaciones que sostiene la comunidad LGBT+ de la clase trabajadora, cuya opresión radica en la organización social y económica que se le impone.

Y por último (aunque no menos importante) como agrupación de disidencias socialistas, nos debemos el esclarecimiento de nuestra opresión, lo que también ayudará a orientar las luchas. Si bien es sabido que contamos con una opresión de identidad de género y/o sexualidad y a la vez con una de clase, tenemos que ser voceras de que dichas opresiones no son más que aristas de la misma, capitalista.

Con estos planteos, vamos con todo a Chubut.

En esta nota:

Compartir

Comentarios