fbnoscript
12 de noviembre de 2018

El 17 nos movilizamos con el Frente de Izquierda de Plaza de Mayo a Congreso

Debates en torno a la Marcha del Orgullo.
Por Sofi Tau
Agrupación 1969

El 17 de noviembre se llevará adelante la marcha del Orgullo, desde Plaza de Mayo hasta el Congreso. 

Su organización fue objeto de un acalorado debate, que puso en evidencia la dinámica política en la que navegan las organizaciones que manejan estos espacios. Centralmente, nos referimos a la falta de independencia política del Estado y de los partidos patronales, una característica que mantienen desde hace más de 10 años.

Este año estuvo marcado por grandes luchas del movimiento de mujeres, disidencias sexuales, de género y de la juventud contra el Estado, la Iglesia y sus intereses. La lucha por el aborto legal nos encontró en la calle y le dio continuidad con la gran movilización contra los travesticidios, la organización de comisiones contra los ataques de odio hacia la comunidad y la histórica lucha por el cupo laboral travesti-trans que llevamos como bandera.

La respuesta de los gobiernos ha sido más ajuste, xenofobia y violencia del Estado; por ejemplo, a través del protocolo represivo de detención de personas LGBT+ de Bullrich y el recorte en el “Programa de lucha contra el SIDA”, que pone en riesgo la vida de decenas de miles de personas. Asimismo, la embestida de los sectores reaccionarios y oscurantistas contra el derecho al aborto, la modificación de la ESI, etc. es posible gracias a la luz verde que los partidos del régimen dieron a sus posiciones a través del voto negativo en el Senado, de un lado, y a quienes quieren anestesiar la lucha hasta de 2019, ilusionándonos con un recambio electoral.

La mira en la configuración de las alianzas electorales hacia el año que viene también se puede ver en las tensiones hacia la organización de la Marcha del Orgullo.

Dos caras de una misma moneda

La polémica, este año, surge a raíz de que la histórica comisión organizadora de la marcha se dividió en dos alas. Una intentó que la marcha se convierta en un terreno que lleve agua para el molino electoral de la oposición kirchneropejotista; la otra, que en el pasado se favoreció con el clientelismo estatal del gobierno anterior, se preocupa por no perder los privilegios hoy. Dos caras de una misma moneda. 

El sector rompiente (la CHA, 100% diversidad, entre otras) convocó a un festival el 10 –el cual se terminó suspendiendo por lluvia– en conjunto con las organizaciones afines a los gobiernos municipales del conurbano, los que forman parte de las secretarias de género de los sindicatos kirchneristas y también con aquellos que vienen de la presentación de un frente con el vocero del Papa, Juan Grabois. Denuncian la connivencia de la Federación Argentina LGBT con el macrismo, pero esta crítica está vaciada de contenido, ya que su fin no es defender los intereses de la comunidad, sino más bien a defender los de los denunciantes  y consolidarse como una nueva dirección del movimiento LGBT+, pues los métodos de financiamiento de ambas alas son los mismos y ninguno ofrece un plan de lucha que enfrente al régimen en su conjunto. Se expresa como una pelea de camarillas que tienen como fin sacar la mayor parte de la repartija del financiamiento en los sectores de las Secretarias de Derechos Humanos, el ex-Ministerio de Salud, el INADI y los Programas sociales afines.

La integración de la Federación LGBT y de ATTA al Estado ha llegado al punto de que sus instalaciones han sido sede la última semana de las actividades organizadas por Larreta en el gobierno de la Ciudad. La organización kirchnerista La Fulana inauguró de la mano de Diego Santilli el Centro Integral de la Mujer de Parque Patricios “Pepa Gaitán”, oficializándose así como agrupación encargada de cubrir el rol del Estado en esa comuna, silenciando para esto el golpe que significa para las mujeres y trans de la Ciudad el ajuste en curso, el sostenimiento estatal al negocio de la explotación sexual y el rol persecutorio contra las mujeres que ejercen la prostitución de las fuerzas policiales de Larreta. En el pasado actuaban de igual forma con el gobierno kirchnerista.

La actual Federación, como experiencia de dirección, ya está agotada. El último 28 de junio, mientras todo el movimiento marchó contra los travesticidios como expresión de un reagrupamiento de lucha, en paralelo hacían una actividad vaciada de contenido en el Obelisco proyectando luces de colores sobre su fachada.

Las y los socialistas de la 1969 y del PO al interior del movimiento LGTBI peleamos por la independencia de éste frente al Estado capitalista, que mantiene a la comunidad sin salida laboral, discriminada en el plano laboral y social, condenada a la prostitución, aliada al clero que expande el odio a la comunidad.

Convocamos a movilizarnos el sábado 17, a las 16hs, en Plaza de Mayo, entendiendo que es el histórico espacio donde la comunidad LGBT+ manifiesta sus reivindicaciones. La Agrupación 1969 impulsa el reagrupamiento de los sectores que sostenemos la lucha por los derechos de nuestra comunidad de manera independiente del Estado y de los partidos del régimen. Marcharemos en una columna independiente en conjunto con el Frente de Izquierda.

Vamos a copar las calles contra el avance del odio y los sectores reaccionarios; para frenar el genocidio travesti-trans; exigir una ESI laica y científica; ir por la efectiva separación de la Iglesia del Estado y el aborto legal, seguro y gratuito.

En esta nota:

Compartir

Comentarios