fbnoscript
27 de abril de 2020

Primera reunión de la Agrupación 1969 en la Zona Norte: desafíos y conclusiones

Por Pilu Vitt
1969 Zona Norte

El pasado viernes 24 de abril se realizó por teleconferencia la primer reunión de la Agrupación LGTB+ 1969 de la Zona Norte (PBA). En la misma participaron una veintena de compañeres de toda la zona, desde Jose C Paz hasta Vicente Lopez. Activistas de los barrios, universitarixs, trabajadorxs y jóvenes debatimos y sacamos conclusiones muy importantes sobre la necesidad de organizar todos los reclamos de las diversidades sexuales y de género, uno de los colectivos más afectados por la crisis económica y social y el aislamiento social obligatorio.

Las denuncias históricas del colectivo LGTB+ como la proliferación del desempleo, la expulsión del sistema educativo y de salud, la falta de acceso a la vivienda y al trabajo genuino, la discriminación, los crímenes de odio y la violencia que sufrimos por expresar nuestras orientaciones sexuales e identidades de género, toman más que nunca vigencia en el marco de la cuarentena obligatoria dictada por el Ejecutivo Nacional hace más de un mes, y a la que “todavía le faltan dos etapas” según los dichos de Fernández el pasado sábado.

En la reunión se colocaron problemáticas como
la falta generalizada de acceso a las hormonas para la comunidad trans-no binarie, el colapso del sistema de salud y el total desfinanciamiento de la ley de identidad de género por parte del Estado, que decide destinar el ahorro nacional al pago de millones de dólares de deuda externa. Distintas compañeras explicaron la situación de lxs trabajadores de la educación, que dependen de si mismes para implementar la educación sexual en sus escuelas. Sucede que el artículo 5 de la ley de ESI sirve como un escudo para que las instituciones, puedan impartir ESI desde su propia ideología y cosmovisión, enseñando en la discriminación, la invisibilización y la patologización de nuestras identidades.

 

 


Finalmente, y lo más debatido a lo largo de la reunión, fue la cuestión de la necesidad de dar una salida urgente a la situación de cientxs de compañeres de la comunidad travesti-trans, que deben romper la cuarentena todos los días y exponerse a los abusos por parte de la policía para poder comer y pagar sus alquileres. Como colocó la compañera Susy, delegada del Polo Obrero de Don Torcuato, las compañeras de los barrios deben elegir entre ser desalojadas de sus piezas o exponerse a las detenciones arbitrarias, la violencia y el contagio. Casos como este se registran en Jujuy, donde policías abusaron sexualmente de Delfina, una mujer trans de 19 años. En Malvinas Argentinas vivimos muy de cerca el caso de Gabriela, una travesti que fue atacada a cuchillazos por un hombre que “solicitó sus servicios sexuales”.

Mientras tanto, ni el flamante Ministerio de Mujeres, Género y Diversidad ni los gobiernos provincial ni municipales han implementado ninguna política de asistencia ni protección para las personas de la comunidad LGTB+. Les que habitamos los barrios populares del país quedamos a merced de la “guettificación”, donde podemos entrar a los barrios pero no salir de ellos, y donde en su mayoría los punteros y las capillas evangélicas y católicas tienen el control de la división de los bolsones de alimentos. Nada puede esperarse de las iglesias que enseñan en el odio y la discriminación para protegernos.

Las conclusiones arrojadas a partir de las intervenciones de les compañeres toman más valor que nunca por las situaciones de vida o muerte que está viviendo la comunidad LGTB+ en la Zona Norte y en todo el país. Como resoluciones votamos iniciar un relevamiento en los barrios de la zona sobre la situación habitacional y económica de la comunidad LGTB+, en perspectiva de una lucha más general junto al Polo Obrero por la incorporación de todes les que no fueron incluides en el IFE, una campaña de fotos para visibilizar la falta de hormonas en los hospitales y salitas que pone en riesgo la vida de las personas trans y no binaries que debieron pausar sus tratamientos, y para denunciar los abusos de las fuerzas de seguridad, y por último, la necesidad de seguir organizades y poner de pie la Agrupación 1969 en toda la zona. Invitamos a todes a sumarse y a organizarse por un movimiento LGTB+ independiente del Estado y las Iglesias, para luchar por todos nuestros reclamos sin ataduras de ningún tipo.

 

 

Compartir