fbnoscript
29 de junio de 2020

Salta: turismo gay sí, gays pobres no

La municipalidad de Salta, y su intendenta Bettina Romero, no se quiso quedar atrás de la onda “gayfriendly” y anunció en el marco del día del Orgullo Gay la firma de un convenio para desarrollar Fun Tours en Salta, promocionado por influencers y plataformas turísticas. Los funcionarios municipales a cargo del área de turismo aseguró que “las parejas homosexuales consumen más cuando hacen turismo” por lo tanto es un mercado interesante por explotar.

De hecho, Salta fue la provincia que tuvo el segundo hotel gayfriendly del país en el 2013. Pero en cuanto a derechos a la comunidad Lgbt local, es ejemplo de escandalosos casos de discriminación, represión y hasta trato cruel, como el que vivió Tiziana Contrera, la primera niña trans en obtener su DNI; tuvo que cambiar de escuela porque sufrió discriminación y maltrato en el sistema público.

Fue también noticia nacional que dos alumnos de un colegio privado fueron echados, uno por usar una pulsera con los colores de la bandera de la diversidad y al otro por defender a su compañero. Los alumnos y padres con la lucha hicieron retroceder la medida y hasta reclamaron por la inmediata implementación de las ESI.

Ni hablar de los constantes abusos policiales contra travestis en las calles.

En la cámara de diputados se dejó caducar un proyecto de ley de cupo laboral trans. Originalmente fue impulsado por el diputado urtubeysista Lucas Godoy, tenía media sanción del senado, pero el autor original nunca puso el proyecto en debate y perdió estado parlamentario. Hoy, Godoy es diputado nacional K. También era diputada provincial Bettina Romero -hoy intendenta de la ciudad- y tampoco movió un dedo para que el proyecto se apruebe.

Nuestra bancada presentó nuevamente el proyecto y exigimos que empiece cuanto antes su tratamiento.

En el concejo deliberante rechazaron nuestro proyecto de ordenanza presentado por nuestra concejala Cristina Foffani, que establecía un 5% de cupo laboral trans en la planta permanente y en cambio aprobaron la creación de un “programa” de trabajo inclusivo. Nunca vio la luz la concreción de ese programa.

Los que rechazaron la creación del cupo de trabajo genuino ya formaban parte de los bloques políticos romeristas y de Sáenz. Este, a su vez, cuando fue intendente disolvió el área municipal de la diversidad y echó a sus trabajadorxs. Aunque era un área que no tenía ninguna facultad ejecutiva, solo una finalidad de propaganda, ni siquiera eso permitió.

En algunos municipios crearon áreas municipales de la diversidad, y cupos de la diversidad, pero trabajan con contratos miserables, en tareas como organizar una acción para que figure el intendente el día del orgullo gay u organizar la fiesta del día de la madre, una verdadera forreada. Esos no son trabajos genuinos sino transitorios, atados a programitas berretas que por lo general duran un año.

Mientras, en las calles las organizaciones de la diversidad defendían el cupo laboral y la eliminación de los artículos de la ley de contravenciones, que habilita la represión a la oferta sexual en las calles. En el 2015 se aprobó una modificación que incorporó el artículo 114, que la penalidad al contraventor quedará sin efecto si se realiza en áreas que los municipios habiliten para tal fin. O sea habilita la creación de zonas rojas. Trabajo genuino no, prostitución sí.

El primero que intentó avanzar en crear una zona roja fue el municipio de la ciudad de Salta, incluso habían varias propuestas de lugares físicos para su funcionamiento. Para ello no se tomaba el argumento del trabajo sexual como tal, sino que partía de una base discriminatoria: que los vecinos no querían ver travestis en las calles, “porque queda mal” y en nombre de la convivencia en comunidad, había que sacar a “los travas” de las calles. Todo esto impulsado por concejales urtubeysistas, PRO, romeristas, kirchneristas y pj de todo tipo. Solo el Partido Obrero batalló contra esa campaña furibunda, hasta que la iniciativa reaccionaria cayó.

La situación actual de la comunidad travesti es de lo más paupérrima. Además de tener una esperanza de vida corta y sufrir la discriminación y los crímenes de odio, sobreviven la cuarentena asistiendo a comedores comunitarios y algunas hasta quedaron en la calle por la imposibilidad de seguir pagando un alquiler.

Las direcciones de las organizaciones de la diversidad sucumbieron al kirchnerismo, poniendo las tintas en el apoyo a un gobierno nacional que tiene sus intereses alineados a las políticas de sometimiento del imperialismo y al igual que ocurre con el derecho al aborto legal, los derechos de la diversidad no quedan ni siquiera en segundo plano.

Queda claro que para el gobierno de Bettina Romero y de Sáenz, si se trata de negocios rentables son los más abiertos. Bettina pondrá los colores de la diversidad en el logo de la app del municipio, pero de fondo no cambia absolutamente nada.

¡Vamos por un movimiento independiente del Estado! Por el cupo laboral trans en la provincia y el municipio. Restitución de los tratamientos hormonales. ESI laica, científica y respetuosa de la diversidad. ¡Basta de discriminación y crímenes de odio!

 

Compartir