fbnoscript
30 de junio de 2020

Córdoba: ataques de los antiderechos en el día del orgullo disidente

La impostura de Llaryora y la exigencia del cupo laboral trans.
Por Corresponsal

El intendente de Córdoba, Martín Llaryora, puso una placa e izó la bandera Lgbti en las vísperas de los 51 años de la revuelta de Stonewall, que le puso fecha al Día Internacional del Orgullo y la Diversidad. Se trata de una impostura por parte de un gobierno que niega el cupo laboral trans, entre otros reclamos. Para graficar la farsa, el gobierno izó la bandera del Cuzco, se equivocaron de bandera dando cuenta de que no conocen ni los símbolos, una vergüenza.

En este marco, desde el sábado 27 por la tarde un grupo de antiderechos atentó contra la bandera izada en Parque Sarmiento. Querían bajar la insignia en una clara provocación y acto de odio hacia nuestra comunidad Lgbti. En el momento que hacían estas acciones fueron rodeadas por diferentes personas que los filmaban y presionaron para que se retiraran del lugar.

No conformes con no poder bajar la bandera organizaron una concentración para el día domingo 28 a la 17 horas alrededor del mástil donde rompieron la placa de homenaje por el día del orgullo que había colocado la municipalidad y agredieron violentamente con cadenas a activistas de la diversidad que se congregaban masivamente contra este avance oscurantista. La Policía operó con total pasividad protegiendo a los violentos, que agredieron a quienes defendían la diversidad. Una total connivencia de las fuerzas de seguridad con los antiderechos.

El gobierno del PJ liderado por Martín Llaryora había declarado que quedaría izada de manera permanente. Finalmente, solo la dejaron hasta las 12 de la noche del domingo cuando fue bajada y entregada al activismo disidente que se encontraba en el lugar.

Este lunes por la mañana, Miguel Siciliano, secretario de Gobierno de la Municipalidad de Córdoba, izó la bandera argentina con los antiderechos utilizando la figura de los excombatientes de Malvinas y diciendo que la bandera argentina nos incluía a todos en un claro acto de postración al oscurantismo, que en su gran mayoría se identificaba con los pañuelos celestes de la campaña de las dos vidas.

Señalamos que esta violencia es la expresión de un conjunto de ataques materiales y discriminaciones contra el colectivo que se agravaron durante la pandemia, y cuya responsabilidad es del gobierno.

El intendente Llaryora con la excusa del aislamiento social obligatorio viene persiguiendo e imputando a los trabajadores municipales que están resistiendo el brutal ajuste a sus condiciones de trabajo, pero a este sector antiderechos  se los deja actuar vandálica y discriminatoriamente con absoluta libertad y sin imponer sanción alguna. El izamiento de bandera Lgbti representa solo un acto de demagogia para el PJ de Schiaretti y Llaryora que desde hace años cajonean el cupo laboral trans en la Legislatura y que ha sido el principal bloqueo en diciembre de 2019 en el Concejo Deliberante. La exclusión laboral y la postergación social del colectivo se agravó durante la pandemia. Es necesaria una verdadera inclusión, no demagogia.

Exigimos tanto al gobierno municipal como al provincial justicia por los actos vandálicos de los antiderechos y en ese sentido llamamos a la acción independiente. Sabemos que el trasfondo político y social de la discriminación y el ataque al colectivo Lgbti,  tiene que ver con los vínculos inquebrantables que unen a los gobiernos y las iglesias.

En ese sentido, la separación de la iglesia del Estado es la condición para una verdadera inclusión, para el cupo laboral trans y la efectiva aplicación de la educación sexual laica y científica libre de violencia, odio y discriminación. En este nuevo aniversario de la revuelta de Stonewall, como ocurre en el Congreso, volvemos a presentar en la legislatura el proyecto de cupo laboral trans y exigimos que junto con los izamientos municipales se suban todos los proyectos cajoneados.

Solo la organización independiente del Estado conquistará cada una de las reivindicaciones pendientes, porque claro está para qué sectores actúan y gobiernan.

 

Compartir