12/08/2020

Transfemicidio en Tucumán: justicia por Vanesa

Vanesa, de 20 años, fue asesinada por un taxista.

Exigimos justicia por Vanesa y todas las víctimas de transfemicidios.

En la madrugada de hoy, una mujer trans fue encontrada sin vida en la zona sur de la capital tucumana con heridas en su espalda.

Sin haber recibido ningún tipo de certeza por parte de la policía y sin haber declarado lxs testigxs del crimen, los principales medios periodísticos de la provincia salieron a decir que Vanesa, de 20 años, había cometido un robo y un taxista, supuesta víctima, la habría asesinado en defensa propia. Las redes se plagaron de condenas con la asesinada, fogoneadas por diarios y noticieros. Finalmente se confirmó que Vanesa prestó sus servicios sexuales al taxista y este, para no pagarle, la asesinó.

El abandono total que padece el colectivo LGBT se expone día a día con las distintas denuncias de persecución que reciben por parte de los aparatos represivos. De la mano de Maley, la policía tiene rienda suelta y hace de este accionar una política constante contra el colectivo, coimeando, violentando y hostigando. Mientras el gobierno albertista de Manzur continúa obstaculizando derechos, la comunidad travesti trans sigue siendo empujada al trabajo en las calles, estando expuestxs a las violencias constantes, negándoles el acceso a la salud y la educación. Mientras pactan con los buitres y refuerzan sus alianzas con las iglesias, el gobierno lleva adelante una política represiva y de marginación contra los sectores más hostigados.

 

Debemos seguir exigiendo fuera el represor Maley! Para terminar con la impunidad de la policía tucumana, la aplicación inmediata del cupo laboral trans, para terminar con esta situación alarmante que viven lxs trans y travestis tucumanxs y revertir la expectativa de vida de 35 años.

Exigimos justicia por Vanesa y todas las víctimas de transfemicidios.

También te puede interesar:

Gran jornada de lucha junto al Plenario del Sindicalismo Combativo.
Hacia el XXVII Congreso del Partido Obrero.
El gobierno sigue sin considerar esenciales a las más de 40 mil familias que dependen de la cosecha del limón.
El hijo del genocida está acusado de abuso sexual y robo de identidad.