06/10/2016

Tucumán: justicia para Celeste


El martes 4 comenzó el juicio oral y público por el caso de Celeste, una chica trans de Tucumán de 24 años, que fue secuestrada por la policía, abusada sexualmente y torturada en el 2013.


El juicio está a cargo de la sala III en lo Penal del Poder Judicial de la Provincia, cuyo tribunal está conformado por los doctores Dante Ibáñez (presidente), Néstor Macoritto y Fabián Fradejas (vocales), los mismos jueces del caso de Belén. Los policías acusados, todos actualmente en funciones, son: Rubén Ernesto Aguirre, Walter Francisco Trejo, Miguel Antonio Concha, Ramón Julio César Ledesma, Roberto Antonio Gallardo y el entonces jefe de la comisaría, Aldo Omar Quiroga.


A Celeste los policías la secuestraron de su casa. Entraron a su domicilio, sin que exista ninguna orden judicial, y se la llevaron detenida por supuestas faltas al código de contravenciones en la calle. Fue trasladada a la Comisaría 4°de San Miguel de Tucumán donde la encerraron en un calabozo con presos varones. Allí fue violada por policías y reclusos. Para humillarla aún más fue obligada a realizar la limpieza en la comisaría. Estas vejaciones se repitieron durante los días de su secuestro poniendo en riesgo su vida. Estuvo incomunicada y sin posibilidad alguna de acceder a un abogado. Consiguió escaparse y se dirigió al hospital Centro de Salud donde fue examinada y denunció el infierno que había vivido. Posteriormente realizó la denuncia en el Inadi. Celeste en aquel momento tenía 21 años.


Frente a las continuas amenazas y hostigamiento de la policía, Celeste consiguió custodia de la  policía federal.


Cabe destacar que Celeste no pudo constituirse como querellante debido a la falta de asistencia del Estado y el accionar de la justicia. La acción la encabeza únicamente el Ministerio Público Fiscal, representado en esta ocasión por la Fiscal Estela Gifoniello.


Denunciamos que toda esta violencia y atropellos contra Celeste forman parte del accionar cotidiano de la policía contra las personas trans y que cuenta con el amparo del gobierno de Alperovich-Manzur. No sólo no contó con ninguna asistencia por parte de este, sino que mantuvo a los responsables en funciones durante todo este tiempo.


Desde el Plenario de Trabajadoras y la agrupación LGBTI 1969 vamos a acompañar a Celeste en el juicio, junto a las organizaciones que la están apoyando, y participar de las acciones que se realicen para pedir justica.

En esta nota