06/09/2020

Vamos por la implementación del cupo laboral trans en Sociales y en la UBA

Por Juan Diez Delegado General Apuba Sociales - Agrupación Bordó No Docente

El día viernes, el gobierno nacional sacó por decreto el cupo laboral trans que establece un piso de un 1% de la planta del sector público para personas travestis, transexuales y transgénero. En ese marco, desde la Comisión Interna No Docente de la Facultad de Ciencias Sociales (Universidad de Buenos Aires), presentamos una nota a la decana Carolina Mera, para que se implemente de forma inmediata el cupo laboral travesti trans, como ya lo habíamos votado en asamblea de trabajadorxs no docentes.

Se trata de una conquista del movimiento LGBT+ que viene hace años organizándose y luchando en las calles por este derecho y es uno de los reclamos más urgentes del movimiento trans, travesti y transgénero en el país, cuya situación de discriminación, vulnerabilidad y criminalización es histórica y se ha agravado en el contexto de la crisis en curso, que el Estado descarga sobre los sectores más vulnerables. El colectivo TTT se encuentra en una situación crítica con una expectativa de vida de 35 años, con la enorme mayoría sin trabajo formal.

Si bien ya existen legislaciones similares a nivel de algunas provincias y municipios y de otras universidades nacionales como Mar del Plata, La Pampa, Comahue, Tierra del Fuego y desde fines de 2019 en la Universidad Nacional de Rosario, como tantas otras normativas la experiencia muestra que en la mayoría de los casos no se cumplen por parte del propio Estado, de los gobiernos y de las burocracias sindicales que no impulsan dicho derecho. Es, por ejemplo, el caso de la provincia de Buenos Aires, que en 2015, bajo el gobierno de Scioli, aprobó la llamada Ley Diana Sacayán, que no fue reglamentada sino hasta cuatro años después, a finales del mandato de Vidal. Recién a fines de junio de este año se creó una Comisión Técnica como “primer paso” para su implementación. También se aprobó el cupo laboral trans en Chubut, Río Negro, Chaco en 2018 y en Santa Fe en 2019, pero en ninguno de los casos se implementó.

Por eso es importante reclamar la reglamentación e implementación real del cupo laboral trans y que lxs trabajadorxs, comisiones internas y agrupaciones sindicales antiburocráticas tomemos en nuestras manos esa tarea. De ahí que desde la Comisión Interna de Sociales reclamamos a la primera decana de la Facultad, Carolina Mera, la inmediata implementación de la inserción laboral de personas TTT. Esta demanda ya había sido votada a instancias de esta Comisión Interna por la asamblea de trabajadorxs no docentes de Sociales en el marco del paro internacional de mujeres trabajadoras del 8 de marzo, pero hasta ahora no hemos tenido respuestas concretas, como tampoco a otras demandas de las mujeres trabajadoras (lactarios, jardín maternal, implementación de la licencia por violencia de género, retiro de licencia psiquiátricas del legajo de compañeras por falta de licencias especiales para el cuidado de sus hijxs y familiares con enfermedades de larga duración) que hemos presentado hace más de 2 años al inicio de su gestión y en reiteradas oportunidades. La creación de una Subsecretaría de Políticas de Género no ha redundado en ningún mejoramiento de las condiciones de las trabajadoras.

La UBA y el rol de las burocracias no docente y docente

A partir de esta iniciativa en Sociales, cuya interna dirigimos desde la Agrupación Bordó, pretendemos extender el reclamo al conjunto de la Universidad.

El viernes, la directiva de nuestro sindicato, Apuba, se limitó a sacar un comunicado en las redes sociales celebrando el decreto de cupo laboral trans, pero sin ninguna mención a que el mismo no incluye a las universidades nacionales ni planteando ningún reclamo concreto en ese sentido para la UBA. Aunque dirigen casi la totalidad de las comisiones internas de la misma -salvo la de Sociales que logramos recuperar hace más de 10 años-, y en gran medida controlan el ingreso de personal, no hay desde la burocracia un impulso a la inclusión travesti trans en el sector no docente.

Este saludo de la burocracia al decreto del cupo laboral trans, se suma al de unas semanas atrás de las burocracias sindicales universitarias nacionales no docentes (Apuba, Fatun) y docentes (Conadu, Fedun, Ctera, Fagdut y Uba), quienes se reunieron en el Ministerio de Educación para presentar una carta de apoyo cerrado a las políticas del gobierno nacional por los subsidios a las patronales y la reestructuración de la deuda fraudulenta. No fueron parte de la carta ni de ningún reclamo por parte de las burocracias las consecuencias de esa política: el desconocimiento gubernamental de las cláusulas de revisión no docentes y docentes; el congelamiento de las paritarias del sector público; la falta de movilidad jubilatoria; la carencia de becas para estudiantes. Tampoco el ajuste sobre el presupuesto universitario, que profundiza el desfinanciamiento y el colapso del sistema de salud en general y también el universitario, y que afecta tanto a lxs estudiantes que se quedan afuera de la virtualización forzosa en medio de la cuarentena, como a lxs trabajadorxs que nos debemos costear nuestros propios instrumentos de trabajo.

La cuestión presupuestaria es fundamental para concretar esta política de manera efectiva. El decreto presidencial no establece afectación presupuestaria y habla solo de reserva de vacantes para las personas travestis, transexuales y transgéneros, en un contexto de una planta estatal congelada y con el Estado como uno de los principales precarizadores. Eso en Sociales lo sabemos bien, ya que tenemos una larga historia de luchas en el sector no docente para terminar con la precarización laboral con el pase a planta de un importante número de compañerxs, haciendo que la cantidad de contratadxs sea muy reducida en términos absolutos y mucho más en comparación con otros institutos de la UBA. En ese sentido, en nuestro reclamo hemos reiterado, una vez más, que las autoridades de la facultad realicen las gestiones ante el rectorado de la universidad para solicitar fondos extraordinarios para el pase a planta de contratadxs y tercerizadxs y concretar la inclusión laboral trans en la Facultad.

¡Vamos por la implementación sin dilaciones en Sociales y en la UBA del cupo laboral travesti trans, al igual que el resto del pliego de demandas vinculadas a los derechos de las mujeres trabajadoras y disidencias sexuales! Llamamos a no docentes, docentes y estudiantes a organizarnos y luchar por la concreción e implementación real del cupo laboral trans y demás derechos.

También te puede interesar:

Una respuesta a la Secretaria Académica de la UBA, Catalina Nosiglia.
Las estudiantes no nos callamos más. Basta de encubrimiento.
A propósito de una publicación de la agrupación oficialista en Derecho-UBA, y su reivindicación de la primera fiscal de instrucción de la causa.
Fuera Monsanto, Syngenta y todas las empresas de los agronegocios.