fbnoscript
28 de mayo de 2015 | #1365

EXCLUSIVO DE INTERNET

Encuentro con Graciela Ledo

Los organismos de derechos humanos nucleados en el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia nos reunimos con Graciela Ledo, la hermana de Alberto Ledo, el conscripto desaparecido en 1976 en Monteros, Tucumán, por cuyo caso se encuentra denunciado el actual jefe del Ejército, César Milani.
 
Durante el encuentro con Ledo, discutimos las últimas novedades de las causas contra Milani. Por la desaparición de su hermano, el fiscal Carlos Brito imputó a Milani por falsificación de documento público, ya que fraguó un acta de deserción para encubrir su desaparición. Sin embargo, el juez Daniel Bejas rechazó el pedido de citación a indagatoria. Existe un claro operativo de impunidad que parte del poder político.
 
Graciela también se refirió al apartamiento de la fiscal a cargo de la investigación de las torturas y secuestro sufridas por el padre de Ramón Olivera. La denuncia contra Milani data de 1984. Actualmente, la causa se tramita en La Rioja y es la tercera vez que se queda sin fiscal. Sin duda, las maniobras de dilación sembradas por la defensa del genocida cosechan sus frutos al amparo del gobierno.
 
Durante la reunión también se debatió el significado político de los festejos que el gobierno tenía en preparación para conmemorar el 25 de Mayo, en los cuales se le asigna a Milani un fuerte protagonismo. Los "abanderados de los derechos humanos" cierran su ciclo político llevando a fondo la política de reconciliación con las Fuerzas Armadas.
 
Más denuncias contra Milani
 
En Córdoba, a fin de mes pasado, la cuñada de Milani, Clara Waite, declaró frente la fiscal Graciela López de Filoñuk que en su familia existía honda preocupación por la participación del actual jefe del Ejército en el asesinato de un conscripto. Se trataría, precisamente, de Alberto Ledo. Su vínculo con el genocida Luciano Benjamín Menéndez salvaguardó la impunidad de Milani. Esta declaración será remitida al fiscal Bejas para que continúe con la investigación en el marco de la desaparición y asesinato de Ledo en la capital tucumana.
 
Frente a este operativo de reconciliación y de impunidad para Milani -cuya función será actuar como reaseguro del orden social contra los trabajadores- los organismos de derechos humanos independientes debatimos reforzar la lucha por las libertades democráticas.
 
Fuera Milani, abajo el aparato de espionaje contra los trabajadores, abajo la ley antiterrorista. Cárcel común, perpetua y efectiva para todos los genocidas.
 
No olvidamos, no perdonamos, no nos reconciliamos.

Compartir

Comentarios