fbnoscript
20 de agosto de 2015 | #1377

Caso Solano: vencimos la negativa del Poder Judicial y político

A casi cuatro años de la desaparición del trabajador golondrina Daniel Solano, el caso vuelve a aparecer en los  medios,  por las resoluciones de la Justicia rionegrina.Este miércoles fue vencida la negativa del  juez de la causa, que no autorizaba inspeccionar el jagüel abandonado en donde podría estar el cuerpo de Daniel, según testigos claves del caso.

La búsqueda había sido solicitada por la querella en diciembre de 2014. LaJusticia negó autorización a la búsqueda, al mismo tiempo que dio lugar a que, en breve, sean liberados los siete policías detenidos, los únicos de una larga lista de responsables que va desde la Policía a empresarios, políticos, funcionarios y gremialistas que, por acción u omisión, han impedido la resolución del caso.

La  inmediata respuesta de la familia, con Gualberto Solano  en huelga de hambre, la intervención de la querella y la manifestación de organizaciones populares que exigieron que sea modificado el dictamen, obligó al gobierno a comprometer equipos y técnicos para realizar en corto plazo esa búsqueda.

Vencimos. El 26 de agosto se inspecciona el jagüel.

Este pequeño triunfo permite reafirmar una enorme conclusión que se viene gestando desde hace cuatro años.

El Estado es responsable de la falta de resolución del caso. No existe decisión política del gobierno provincial ni nacional para resolverlo porque la trama mafiosa que rodea la desaparición de Daniel los involucra directamente, como sucede en la decena de casos impunes de toda la provincia en los que participa el poder político, empresarial y judicial, con la policía como brazo ejecutor de asesinatos y atropellos.

Alrededor de la familia Solano, instalada en carpas frente a la fiscalía de ChoeleChoel, se ha concentrado un puñado de vecinos solidarios e indignados, un sacerdote que puso al servicio de la causa las instalaciones de su iglesia, dos abogados que han sumado a la causa principal una enorme cantidad de denuncias por apremios policiales, estafas, amenazas, superexplotación laboral, etc.,  y una gran cantidad de organizaciones sociales de la zona que dan vida y dinamismo  a las movilizaciones periódicas que se realizan.

La experiencia de lucha y debate que transitan  los trabajadores que comenzaron a involucrarse, movidos por la indignación y la solidaridad, les ha permitido crecer en su conciencia y avanzar en la identificación del Estado capitalista como el responsable de todos sus males.

Los debates se profundizan en cada jornada, las intervenciones en los micrófonos se afinan e identifican con claridad a los culpables, se habla de política, crece la solidaridad y se verifica la tendencia al clasismo de un sector de trabajadores que salta el cerco de los partidos patronales con una energía y firmeza que emociona.

 De esta convergencia heterogénea de tendencias, ideas, intereses y posiciones políticas va surgiendo con claridad un núcleo militante que se liga a la izquierda sin prejuicios.

Tempranamente se delimitaron de la intensión de punteros que pretendían cooptar las marchas y lograron desplazarlos.

Día a día batallan contra los miedos y amenazas que intenta instalar el poder en la zona.  La carpa y sus abogados se convierten en el centro  de consultas de decenas de familias trabajadoras que son perseguidas por el Estado y sus fuerzas represivas.

Un número importante de trabajadores que transitan este proceso, es severamente crítico a toda actitud faccionalista y sectaria dentro del Frente de Izquierda y valora su construcción como la herramienta  para enfrentar el ajuste y luchar contra todos los casos impunes hasta lograr el juicio y castigo a sus responsables.

Daniel Solano, presente.

En esta nota:

Compartir