fbnoscript
10 de septiembre de 2015 | #1380

Julio López: nueve años de impunidad y encubrimiento

Por Jacyn
El próximo 18 de septiembre se cumplirán nueve años de la desaparición de Jorge Julio López. En Buenos Aires y en La Plata marcharemos con el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia para exigirle una vez más a los gobiernos nacional y provincial la aparición con vida y el castigo a los culpables.
Será la última movilización que confrontará a Cristina Fernández durante su mandato. En los 3.285 días que habrán transcurrido entonces, la Presidenta no se refirió ni una sola vez públicamente al caso.
El testimonio de López fue crucial en la condena a prisión perpetua de Miguel Etchecolatz, director de Operaciones de la Policía Bonaerense durante la dictadura.
 
Etchecolatz fue el primer torturador llevado a juicio tras la derogación de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final. López desapareció el 18 de septiembre de 2006, el día que alegaban sus abogados. En octubre del año pasado, mientras se leía la sentencia segunda a prisión perpetua en su contra -esta vez, por los crímenes cometidos en La Cacha-, Etchecolatz exhibió un papel donde escribió las palabras "Jorge Julio López". Sin embargo, la investigación judicial, como dijo alguna vez el hijo de López, "está en menos diez". Los funcionarios diluyeron la pista que apunta a las bandas de la policía en el cruce de cinco millones de llamadas telefónicas extraídas de 17 hipótesis distintas sin obtener resultado alguno.
 
El encubrimiento viene de arriba. En su momento, el entonces gobernador Felipe Solá -hoy massista- les dijo a los organismos de derechos humanos que "preocupación" pasaba por la gobernabilidad de la Policía Bonaerense, en la que todavía revisten miles de funcionarios que transitaron la dictadura. A su turno, Aníbal Fernández -que nunca pierde oportunidad de encubrir a la cana- sugirió que López estaba senil y se había extraviado. Finalmente, el gobierno abandonó toda búsqueda y planteó la resignación y el olvido. El hijo de López, Rubén, acompaña la política pública oficial. Fue candidato K en Berisso y se muestra junto a los funcionarios del gobierno de Scioli.
 
El 18 nos movilizaremos por López y contra toda la impunidad policial; contra el "gatillo fácil" y la represión a las luchas de los trabajadores. Estos reclamos cobran enorme vigencia tras la represión a los choferes de la Línea 60 sobre la Panamericana y, más recientemente, al pueblo tucumano que se movilizó contra el fraude.
 
Será una jornada para unir las banderas históricas con la actualidad política. Denunciaremos el operativo de "reconciliación" impulsado por todos los partidos de la burguesía, que exige rehabilitar políticamente a las fuerzas armadas para hacerlas intervenir en la crisis bajo el pretexto de la lucha contra el narcotráfico o el terrorismo. Y también el enorme aparato de inteligencia interna -el de los Stiuso y el de los Milani- utilizado para conspirar y espiar a los luchadores y las leyes antiterroristas aprobadas a instancias de los gobiernos K.
 
Preparemos una gran movilización contra la impunidad de ayer y de hoy.
 
Exigimos al gobierno:
• ¡Aparición con vida Ya!
• Castigo a los responsables
• Cárcel a Milani y todos los genocidas
• Apertura de todos los archivos
• Basta de impunidad y represión
NO OLVIDAMOS, NO PERDONAMOS, NO NOS RECONCILIAMOS
 
Encuentro Memoria, Verdad y Justicia

 

Compartir

Comentarios