fbnoscript
12 de noviembre de 2015 | #1389

Una polémica, dos víctimas

Alrededor de la causa contra los miembros de la Comunidad Winkul Newen y Wiñon Folil se desató una controversia alrededor de su inocencia o culpabilidad, que los medios oficiales fogonearon para ocultar las responsabilidades políticas del caso.
 
Las declaraciones en el juicio dieron cuenta que la trabajadora judicial fue presionada por sus superiores y el abogado de la empresa Apache para notificar a la comunidad. Estamos frente a dos víctimas, donde el Estado es responsable, como muy bien lo planteó Relmu Ñamku, sometida además, injustamente a juicio.
 
La Justicia tuvo que recular porque las condiciones políticas frente al balotaje les eran adversas y se había desenvuelto una importante movilización y campaña de apoyo a Relmu y los compañeros.
 
Esta victoria abre paso a la lucha pendiente por el juicio y castigo a los funcionarios judiciales, así como a los responsables de la petrolera por las golpizas por parte de una patota de la empresa y hasta un balazo en la pierna a un menor, las muertes producto de la contaminación, las heridas y secuelas de la trabajadora judicial Verónica Pelayes.
 
La nacionalización sin pago de la producción hidrocarburífera bajo control de los trabajadores. Es una salida de fondo, que requiere de una lucha decidida que dispute el poder a los capitalistas y sus gobiernos.

Compartir

Comentarios