fbnoscript
17 de marzo de 2016 | #1403

Apelamos el sobreseimiento a los jueces del soborno

El juez federal Norberto Oyarbide dictó el sobreseimiento de Eduardo Riggi en la causa que investiga el intento de soborno con el que Pedraza intentara comprar su impunidad tras el crimen de Mariano Ferreyra. Los abogados que representamos a Elsa Rodríguez y Nelson Aguirre apelamos esa resolución
El juez federal Norberto Oyarbide dictó el sobreseimiento de Eduardo Riggi en la causa que investiga el intento de soborno con el que Pedraza intentara comprar su impunidad tras el crimen de Mariano Ferreyra. Los abogados que representamos a Elsa Rodríguez y Nelson Aguirre apelamos esa resolución.
 
La investigación de la llamada “causa de las coimas” comenzó a partir de las escuchas judiciales ordenadas en el marco de la causa judicial que investigaba el crimen de nuestro compañero. Allí se detectaron las maniobras que involucran a ambos jueces, a Pedraza, a un agente de la ex Side que revestía como “personal de Presidencia de la Nación” y al entonces vicepresidente del Belgrano Cargas y contador de la Unión Ferroviaria Angel Stafforini. Durante la investigación judicial del asesinato de Mariano Ferreyra se conoció esta maniobra ideada para manipular el sorteo de Casación y lograr que la causa se radicara en la mencionada Sala III. En septiembre de 2012 fueron procesados, además de José Pedraza, Octavio Aráoz de Lamadrid, ex secretario de la Cámara de Casación Penal; Juan José Riquelme, ex agente de inteligencia; Angel Stafforini, contador de la Unión Ferroviaria y vicepresidente de Belgrano Cargas; y Luis Ameghino Escobar, encargado del sistema informático de asignación de jueces.
 
La fiscalía había requerido que Eduardo Rafael Riggi fuera indagado. Oyarbide no sólo rechazo el pedido sino que en un arbitrario fallo que minimiza las pruebas dictó el sobreseimiento. Esas pruebas dejan al desnudo que los constructores de la maniobra esperaron que el empleado de la cámara Luis Ameghino Escobar, “el señor de las teclas”, manipulara el sorteo para que una vez que se radicara en la Sala III de Casación tener la mayoría a través de los jueces Riggi y Michell (quien falleció, por lo cual se extinguió la acción penal respecto a él) para obtener el fallo buscado.
 
En las “escuchas”, surge claramente que “el amigo Eduardo” -como es mencionado Riggi- y Michell ya habían recibido otras “atenciones” de parte de Pedraza y que negociaban el pago de una coima en dólares para sobreseer a los patoteros detenidos hasta ese momento.
 
Eduardo Riggi continúa revistiendo como juez de la Cámara de Casación por un pacto entre el kirchnerismo y el macrismo, previo al cambio de gobierno. La investigación fue demorada durante meses por el juez Luis Rodríguez, más tarde promovido al fuero penal por el kirchnerismo.
Es de público conocimiento que Oyarbide acordó su jubilación con Macri para evitar el juicio político por haber favorecido al matrimonio K en varias causas de corrupción. Antes de su retiro, efectúa un nuevo acto funcional al poder político de turno y la corporación judicial.
 
Este fallo es una muestra más de la voluntad política de declarar el punto final tanto en la causa por el asesinato de Mariano Ferreyra como en sus investigaciones derivadas.
 

Compartir

Comentarios