fbnoscript
30 de agosto de 2016

Se realizó la segunda marcha nacional contra el gatillo fácil

El pasado sábado 27 de agosto acompañamos a familiares de víctimas de gatillo fácil en una nutrida movilización que a pesar de la incesante lluvia y el frío marchó de Congreso a Plaza de mayo bajo la consigna "Ni un pibe ni piba menos. El Estado es responsable".

Cada uno de los familiares que perdió a alguien por la represión del Estado reclamó justicia con un cartel en sus manos o la foto impresa en remeras o banderas. Después, las imágenes se hicieron palabras: una veintena de madres, hijos y hermanos de los pibes asesinados por las fuerzas represivas dirigieron palabras demoledoras contra el Estado, autor y cómplice de estas muertes.

Entre los familiares que participaron de la movilización  estuvieron los de Pablo Alarcón, Ismael Sosa, Diego Aljanatti, Walter Bulacio, Luciano Arruga, Germán Gomez, Nicolás Nadal, Mauro Rodríguez, Maximiliano González y Marcos Viera, entre otros.

Además de los asesinados por la policía, participaron víctimas de otros atropellos. Fabiola Aguirre, mamá de Diego Chavez, relató que su hijo está preso en el penal de Magdalena desde hace 9 meses por una causa armada. La madre denuncia que por la trascendencia política del asesinato de un policía local en Moreno, el gobierno necesitaba un "perejil" que culpabilizar. Eligieron a su hijo.

La lucha contra el “gatillo fácil” y todo tipo de atropellos policiales –como las detenciones arbitrarias y las muertes y torturas en cárceles y comisarías– es fundamental para enfrentar el reforzamiento represivo que ensayan Macri, Vidal y Patricia Bullrich.

El acto de los familiares no pudo realizarse en Plaza de Mayo como estaba previsto sino a una cuadra, en Av de Mayo y Chacabuco, porque la plaza había sido ocupada por la Marcha de la “Resistencia” del kirchnerismo. Como era de esperar, quienes gobernaron con Milani y Berni, callaron sobre los 3070 casos de personas asesinadas por la represión estatal que dejó el kirchnerismo,la desaparición de Julio Lopez, Luciano Arruga y el asesinato de Mariano Ferreyra e hicieron un acto de capilla, dirigido a la interna del PJ.

El Estado es responsable de las muertes y la violencia institucional. La justicia es cómplice del encubrimiento y la dilación. En tiempos de crisis social, de miseria creciente y de desocupación, el gatillo fácil y el abuso de autoridad cumplen una función crucial: el disciplinamiento social. 

Juicio y castigo a todos los culpables. Basta de gatillo fácil y abusos policiales.

 

Compartir

Comentarios