fbnoscript
24 de octubre de 2016

Milani declarará antes en la causa por corrupción que por la desaparición de Ledo

El 25 de octubre el ex Jefe del Ejército comparecerá en la causa por enriquecimiento ilícito. En cambio, las causas que lo comprometen en el genocidio de la dictadura “no avanzan, e incluso retroceden”, según la hermana del conscripto desaparecido.

El ex jefe del Ejército César Milani deberá prestar declaración indagatoria el 25 de octubre, en el marco de la causa que lo investiga por enriquecimiento ilícito. La fecha fue establecida luego de que a mediados del mes el juez federal Daniel Rafecas rechazara un planteo de nulidad presentado por el militar.

Las denuncias que dieron lugar a la causa surgieron en 2013 “luego de un informe televisivo del programa Periodismo para Todos en el que se informaba, por ejemplo, que en 2011 percibía un sueldo de 15 mil pesos y que declaraba ser dueño de una casa de 1.150 metros cuadrados en La Horqueta, en San Isidro.” (Télam, 20/09). Por su parte, los Peritos Contadores de la Corte Suprema presentaron recientemente un informe que exhibe la incapacidad de Milani para justificar su patrimonio.

A paso de tortuga

A su turno, el día 20 de octubre la Cámara Federal de Casación Penal rechazó un recurso de queja presentado por la defensa de Milani, en la causa que lo investiga por la desaparición del conscripto Agapito Ledo en 1976 durante la dictadura militar.

La resolución, que llega luego de un largo derrotero de chicanas por parte de la defensa del militar, debería derivar en su llamado a indagatoria. Sin embargo, el asunto debe ser tomado con pinzas. Como ha afirmado Graciela Ledo, la hermana del joven desaparecido, en referencia  a la constante dilación del caso, “Milani sigue teniendo protección, porque nuestras causas no avanzan, incluso retroceden” (Adelanto24, 20/10)

El accionar del macrismo

Graciela Ledo también afirmó recientemente que “la causa por enriquecimiento ilícito va más rápido que las causas por delitos de lesa humanidad” (ídem), motorizada por la Oficina Anticorrupción que preside la macrista Laura Alonso.

El contraste desnuda los intereses de fondo de Cambiemos. El partido de gobierno muestra un gran empeño judicial en escarbar en la profusa corrupción del kirchnerismo (salvo a la que enreda a los Calcaterra y compañía), pero está ausente en lo que hace a cualquier aceleración de los causas contra los genocidas de la dictadura.

El macrismo apunta a incorporar a las Fuerzas Armadas en la represión interna como reaseguro del ajuste. El involucramiento de los militares en política interior comenzó con el kirchnerismo, precisamente con el ascenso de Milani a la jefatura del Ejército, a pesar de las denuncias en su contra.

Es el mismo Milani que el 30 de mayo pasado aplaudió entusiasta el discurso de Mauricio Macri en el acto por el Día del Ejército cuando prometía presupuesto, equipamiento y mayor autonomía de acción a las Fuerzas Armadas.

En esta nota:

Compartir

Comentarios