fbnoscript
2 de enero de 2018

Mar del Plata se movilizó contra la domiciliaria a Etchecolatz

Horas después de que Miguel Osvaldo Etchecolatz se instalara en su casa del Bosque de Peralta Ramos en la ciudad Mar del Plata, el 29 de diciembre, se realizó frente a la Municipalidad una protesta contra la decisión judicial que le otorgó al genocida la prisión domiciliaria.

Convocada por el Partido Obrero, organizaciones sociales y otras agrupaciones políticas de izquierda, la protesta –con carteles, banderas y fotos de Jorge Julio López– constituyó el primer acto de repudio en las calles, bajo la consigna "movilicémonos contra la impunidad; cárcel común y efectiva a todos los represores".

El fallo del Tribunal Oral en lo Criminal N°6 de Capital que le otorgó el beneficio de prisión domiciliaria al ex jefe de la Policía Bonaerense de la última dictadura militar, responsable de comandar las torturas, asesinatos y desapariciones de cientos de miles de luchadores populares en los centros clandestinos del circuito de Camps, se enmarca en la política de impunidad a los represores impulsada por el macrismo –que a principios de año produjo, ante la tentativa de imponer el 2x1, una de las movilizaciones más importantes del último período–. También en la política de preservación del aparato represivo de la dictadura por parte tanto del gobierno kirchnerista como del macrista –quienes se han negado a investigar la desaparición de Julio López, testigo clave en los juicios a genocidas.

Mientras el represor condenado a varias condenas perpetuas por delitos de lesa humanidad goza del beneficio de prisión domiciliaria que le permite pasar el fin de año en una cómoda propiedad de la ciudad, el gobierno avanza en su escalada represiva y mantiene detenidos a militantes presentes en las jornadas del 14 y 18 de diciembre contra la reforma jubilatoria.

Se impone el reforzamiento de la lucha y la movilización para derribar esta política de confiscación e impunidad. El Partido Obrero reclama la cárcel común, perpetua y efectiva para el genocida Etchecolatz; el cese inmediato de la persecución y el levantamiento de todas las órdenes de detención contra los militantes y organizaciones populares; la liberación inmediata de César Arakaki, militante del Partido Obrero; y el juicio y castigo a los responsables de la represión de ayer y de hoy.

Con estos reclamos, y luego del multitudinario repudio que mereció la decisión de la justicia en favor de Etchecolatz –tanto en las movilizaciones como a través de escraches en la puerta de la casa del represor y vía redes sociales–, nos preparamos para intervenir junto a organismos de Derechos Humanos y agrupaciones sociales, políticas y gremiales de la ciudad y de otros puntos del país, en la gran movilización del 6 de enero que partirá a las 18 hs. desde los tribunales federales (TOF N° 3, Av. Luro y Santiago del Estero) hasta la Plazoleta de los Lobos, en la Rambla.

En esta nota:

Compartir

Comentarios