fbnoscript

Tucumán: dejan en libertad a los policías asesinos de Facundo Ferreira

La doctrina Chocobar en el norte del país

Este 2 y 3 de julio, luego de casi 4 meses, fueron citados a  declarar los policías Díaz Cáceres  y Montes de Oca, imputados por el asesinato de Facundo Ferreira, a quien dispararon en la cabeza el 8 de marzo en horas de la madrugada cuando volvía en moto junto a un amigo, también menor de edad, de ver las picadas que tienen lugar en la zona del parque 9 de Julio. 

Durante todo este tiempo, los policías inventaron que ambos niños integraban una banda que venía robando y con la que se enfrentaron a tiros. Sin embargo, no hubo ningún llamado de vecinos denunciando o alertando sobre la situación. Tampoco los responsables pidieron refuerzos. Finalmente, las pruebas de parafina que peritaban los supuestos disparos de Ferreira arrojaron resultados negativos. Los policías, luego de haber herido de muerte a Facu, tardaron casi dos horas en informar los hechos y dieron datos falsos cuando lo ingresaron al hospital agonizando.

Todo este tiempo contaron con el apoyo de los gobiernos provincial y nacional, a quienes mantuvieron en la fuerza hasta este momento. Sus versiones también reprodujeron los medios de comunicación de la provincia, que a la vez sentaron todo tipo de sospechas sobre Facu y su familia. 

Contra todo esto batalló la familia de Facu, con el apoyo de vecinos y varias organizaciones sociales, políticas y de Derechos Humanos. Mediante denuncias y movilizaciones se logró desenmascarar las mentiras de los policías y lograr que sean imputados. 

Aunque la fiscal actuante requirió la detención a los jueces de turno, decidieron dejarlos en libertad e incluso seguirán en las fuerzas policiales cumpliendo funciones administrativas hasta que se resuelva definitivamente su situación.

Denunciamos el completo entramado de impunidad que tiene por finalidad defender el gatillo fácil y el reforzamiento represivo a medida de la doctrina Chocobar y exigimos la inmediata detención de los asesinos. Solo con la organización y movilización sistemática e independiente vamos a poder tirar abajo el muro de impunidad que se pretende imponer en este aberrante caso de gatillo fácil. 
 

Compartir

Comentarios