fbnoscript
11 de julio de 2018

La justicia kirchnerista de Santa Cruz avaló la impunidad y la violencia hacia la juventud

Absolvieron al subcomisario Alberto Méndez, único imputado por el asesinato de Gustavo Gerez.

El 10 de julio la Cámara Penal de Caleta Olivia dictó sentencia sobre el asesinato de Gustavo Gerez, joven de nuestra localidad que fue asesinado por la policía hace 2 años. El único imputado por el crimen, el subcomisario Alberto Méndez, fue declarado absuelto de toda culpa y cargo.


La sentencia del tribunal –que repite lo manifestado por la defensa de Mendez y lo pedido por la fiscalía- demuestra el grado de complicidad y protección de la justicia hacia la institución policial. El subcomisario llegó al juicio en libertad y en ejercicio de su cargo. 


Este fallo es una burla a toda la población de nuestra localidad, que vio las imágenes del cuerpo de Gustavo y de cómo estaba golpeado, escuchó los mensajes de WhatsApp entre los efectivos policiales burlándose de la golpiza y del asesinato de Gustavo y tuvo que soportar la represión en las marchas que se realizaron clamando “justicia”, en las que participaban familias enteras cansadas de los abusos en los barrios.


La sentencia profundiza lo planteado en los fundamentos de la fiscalía, al sostener que Méndez no tiene ninguna responsabilidad, ya que él entregó a Gustavo Gerez esposado y en situación de inconsciencia en la seccional segunda y el fallecimiento sería en última instancia responsabilidad de los efectivos de aquella -quienes no fueron ni investigados ni imputados durante el juicio. 


Por otro lado, se fundamentó en que Méndez no había recibido capacitación para atender a Gustavo Gerez o derivarlo hacia el hospital zonal –cuando su accionar de "garrote fácil" va en perfecta sintonía con la formación de los agentes y con el reforzamiento de las fuerzas represivas por parte de los gobiernos. El propio ministro de Gobierno santacruceño, Fernando Basanta, declaró la semana pasada al Canal 2 que no se cumplía con el Protocolo establecido legalmente.
En este fallo se impone nuevamente la "doctrina Chocobar".


Desde el Partido Obrero nos hacemos eco del reclamo de Justicia de los amigos de Gustavo Gerez y nos solidarizamos con sus familiares.


Denunciamos públicamente a un Poder Judicial dependiente del régimen kirchnerista, que procesa y enjuicia a los trabajadores y vecinos que salen a reclamar por sus derechos y deja impunes a los autores materiales de la violencia institucional hacia la juventud y la población laboriosa.


Señores Jueces: si Méndez no fue, ¿quién mató a Gustavo?


Memoria, verdad y justicia. Juicio y castigo a todos los culpables.

En esta nota:

Compartir

Comentarios