fbnoscript
20 de octubre de 2018

Marchamos contra las imputaciones a los estudiantes de la Universidad de Córdoba

La Asamblea Interfacultades nuevamente ganó las calles de Córdoba. Esta vez, para rechazar la avanzada judicial contra estudiantes y docentes que lideraron la ocupación del Pabellón Argentina. La movilización contó con el respaldo de activistas de Molinos Minetti, Luz y Fuerza, del Sindicalismo Combativo en Cordoba y de diferentes organizaciones sociales. La convocatoria tuvo réplicas en diferentes puntos del país, entre ellos La Plata y Rosario. La marcha se convocó en el marco de una campaña nacional contra las imputaciones que ya recoge la adhesión de gremios como UTS, AGD-UBA, SUTEBA Seccionales de La Matanza, Tigre, Berazategui, Ensenada, Gral. Madariaga, Marcos Paz, Escobar, Bahía Blanca, organizaciones de DDHH, Diputados Nacionales y provinciales del Frente de Izquierda, entre otros.

El movimiento suscitado ante la afrenta de la Justicia Federal, expresa la determinación del estudiantado a rechazar las once imputaciones a quiénes fueran los voceros de las ocupaciones. Hasta el momento han sido citados a declarar cuatro de los imputados y se esperan 18 citaciones más. El procesamiento de la justicia forma parte de una maniobra represiva impulsada por el propio gobierno de Juri, en busca de descabezar el movimiento estudiantil que superó a las burocracias de Franja Morada y La Bisagra y puso a en jaque el ajuste educativo de Macri y el CIN. En este sentido se ha expresado el decano de Agronomía, el radical Conrero, quien llevó a fondo la posición exigiendo la expulsión de los imputados de la UNC.

Tras las imputaciones, sin embargo, las autoridades universitarias persiguen un objetivo superior: correr el eje del debate sobre la crisis presupuestaria y la contra reforma educativa, hacia las imputaciones. De esta forma, la rebelión educativa que puso contra las cuerdas al gobierno de Juri, que desplegó un programa en defensa de la educación pública, y que, tras un mes de ocupaciones, arrancó una mesa de negociación con las autoridades universitarias, pretende ser reducido a una persecución judicial con causas armadas y sin sustento.
En este cuadro, el movimiento estudiantil está llamado a defender el camino abierto mediante las asambleas, las masivas movilizaciones y la toma de facultades. Cuando la mesa de negociación intenta ser desconocida por Yanzi y Juri, dilatando el debate sobre el pliego de presentado, el estudiantado debe imponer su propia agenda, qué parte de la defensa del presupuesto universitario, la separación de la iglesia del Estado, la eliminación de los símbolos religiosos de la UNC, la defensa de la ESI y el aborto legal, y la expulsión de la policía de la UNC. En este sentido, avanzar con sus propios proyectos elaborados por las asambleas que den respuestas a las demandas presentadas.

Con estas tareas es necesario reforzar el desarrollo de las asambleas por facultades, para masificar la interfacultades, desplegando la máxima unidad con el movimiento obrero y los sectores populares. La campaña contra las imputaciones es indisoluble de nuestra lucha en defensa del presupuesto universitario y el programa levanta por el estudiantado. Es en este cuadro que, a la par del rechazo a las imputaciones, tenemos una gran batalla el próximo 24 de octubre, cuando el sindicato de Luz y Fuerza, el Sindicalismo Combativo, el movimiento piquetero, y los sectores populares en lucha se moviliza a lo largo y ancho del país contra el presupuesto del FMI de Macri y los gobernadores.

Compartir

Comentarios