fbnoscript
22 de abril de 2019

Familiares de Darío Santillán encabezaron acto en repudio a Felipe Solá

Mirá el video del discurso.

Varios miles de militantes de organizaciones sociales y de derechos humanos y familiares de víctimas del gátillo fácil y la impunidad policial se reunieron en el Obelisco durante la mañana de este lunes para realizar un acto de repudio a la eventual candidatura presidencial de Felipe Solá.

“Yo soy Alberto Santillán, padre de Darío Santillán, asesinado en julio de 2002, cuando Felipe Solá era gobernador y presidente Duhalde, cuando pergeñaron y llevaron adelante la masacre de Avellaneda”, nos dice Alberto en diálogo con Prensa Obrera. “A casi 17 años del asesinato de Darío y Maxi, vemos con mucha bronca cómo lo quieren blanquear al asesino Felipe Solá”.

Alberto y Leo Santillán –hermano de Darío– hablaron al cierre de una lista de oradores que incluyó a representantes de la “Marcha Nacional contra el ´Gatillo Fácil´”, a María del Carmen Verdú (Correpi), a la abogada de la familia Santillán, a dos amigos y compañeros de Darío y un homenaje musical a los dos caídos en la masacre de Avellaneda.

La candidatura de Felipe Solá es impulsada por SOMOS, el sector de que encabeza la diputada nacional Victoria Donda, quien además integra con Solá un interbloque junto a otros emigrados del massismo y el Movimiento Evita. Este sector propicia un frente que integre a Cristina Fernández y al kirchnerismo. Solá fue secretario de Agricultura de Menem, gobernador de la provincia de Buenos Aires durante las presidencias de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner; más tarde fue aliado de De Narváez y Macri y, por último, de Sergio Massa, antes de dar este nuevo salto.     

“Como él bien dice –o mal dice, en todo caso, porque juega en su contra–, la policía actúa por órdenes de la política, y que por sus seis años como gobernador lo sabe muy bien. Entonces, la impunidad que lo rodea hace que diga semejantes cosas, no? Entonces estamos acá, como familiares, como amigos, como militantes en un acto de repudio a Felipe Solá. Y no solamente a Felipe Solá, sino también a la Justicia. ¿Tanto nos puede llevar a nosotros –a 17 años, y sabiendo bien lo que pasó en la masacre de Avellaneda– que sus autores intelectuales sigan libres sin que la Justicia los haya llamado a declarar?”.

 

Por la masacre de Avellaneda, que además de los asesinatos de Darío y Maxi dejó un saldo de más de 30 heridos de bala de plomo, se encuentran presos y condenados el ex comisario bonaerense Alfredo Fanchiotti y el ex cabo Alejandro Acosta. Sin embargo, la causa judicial que debía avanzar sobre las responsabilidades políticas de la masacre –para la cual se movilizaron, además de la policía bonaerense, efectivos de la Policía Federal, Prefectura, Gendarmería y agentes de la ex Side– no progreso un milímetro durante los gobiernos K que sucedieron a Duhalde.

“Estamos acá por amor y por honor a Darío y Maxi, acompañados por un montón de militante, por un montón de compañeros de derechos humanos en esta lucha que ojalá que tengamos presos alguna vez a los responsables políticos. Pero si no es así, estaremos nosotros en la calle insistiendo e insistiendo, así se nos vaya la vida en todo esto. Estamos todos para decirle que no a Felipe Solá: Felipe Solá, si sos candidato a algo, es a la cárcel”.

 

LEÉ TAMBIÉN:

Felipe Solá, el impostor

Felipe Solá: cómo lavarle la cara a un asesino

Las imposturas del diputado Felipe Solá, uno de los responsables políticos de la masacre de Avellaneda

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios