fbnoscript
2 de mayo de 2019

La represión política frente a la embajada de Venezuela

Un herido aún en terapia intensiva.

Aún sigue internado en terapia intensiva Martín D'Agnese, quien recibiera un disparo de bala de goma en el oído disparado desde un metro de distancia, en lo que el abogado defensor del herido denunció como “un intento de fusilamiento”. El casquillo, junto a esquirlas del proyectil, quedó alojado dentro de su oído y debieron realizarle una intervención para poder extirparlos.

En la puerta de la embajada se concentraron también venezolanos críticos del gobierno de Maduro pero la represión estuvo direccionada exclusivamente contra los grupos chavistas, los que fueron disueltos por las fuerzas de la policía. Según una nota publicada por el diario Página12, D'Agnese es militante del partido comunista, defensor incondicional del gobierno de Maduro.

El accionar represivo está en consonancia con el apoyo del gobierno nacional al intento de golpe de Estado de Guaidó, fomentado por el imperialismo yanqui. También con la política represiva del gobierno –orquestada y defendida por Patricia Bullrich– contra las manifestaciones obreras y populares.

En este caso, el cuadro se agrava porque la Justicia aún no habilitó a D'Agnese para que tenga un abogado defensor y, por lo tanto, que tenga acceso al expediente donde debieran estar las características del proyectil y si se identifica a quien realizara el disparo, lo que da lugar a que se borren las pruebas de la brutal agresión a D´Agnese.

Repudiamos el ataque policial, durante el cual también fueron detenidos varios manifestantes.

Basta de represión y gatillo fácil contra las manifestaciones populares.

Compartir

Comentarios