fbnoscript
26 de mayo de 2019

Otro caso de gatillo fácil, esta vez en Tres de Febrero

A días de la masacre de Monte. Justicia por Diego Cagliero. El intendente Valenzuela avaló el accionar policial

Sin que termine aún la conmoción por la masacre de San Miguel del Monte sale a la luz otro caso de gatillo fácil. En esta ocasión en Martín Coronado, distrito de Tres de Febrero.

Lo que algunos medios informaron como un espectacular operativo comando en un supermercado Día y una “persecución de película” no es otra cosa que otro caso del accionar bajo la “doctrina Chocobar” de las fuerzas represivas, para la que la ministra Bullrich habilitó que los efectivos disparen sin preguntar.

Crónica de un fusilamiento

Luego de salir del velorio de un amigo, Diego y sus amigos fueron a comprar al supermercado Día, donde se produjo una discusión menor respecto a los precios de los productos. Un agente de seguridad privada, al ver la discusión, llamó a la Policía Bonaerense. Diego y sus amigos se dirigían a la plaza de Martín Coronado a ensayar con la Murga, iban en una camioneta de Aysa, que la manejaba quien habitualmente la utilizaba. La Policía Bonaerense los alcanzó con más de 5 patrulleros y tirotearon la camioneta. Este accionar termina con la muerte de Diego y un herido, y el resto fueron detenidos. En la filmación se logra ver cómo la camioneta iba a poca velocidad y, cuando se detiene, los que iban adelante bajan con las manos arriba. La policía informó que sucedió un tiroteo para justificar sus disparos, algo que no pudieron demostrar y que la familia refuta.

Una masiva marcha para reclamar Justicia

La familia de Diego salió a desmentir el “operativo comando” al supermercado. Exigen la investigación de lo sucedido y el castigo de los responsables.

Este sábado 25 de mayo se realizó una masiva movilización que partió del anfiteatro de la plaza de Martín Coronado. El padre de Diego tomó la palabra, y denunció que “los chicos fueron emboscados por la Policía a una cuadra de la comisaría”, dijo que “no hubo persecución”, que “la policía abrió fuego contra los chicos que viajaban en la camioneta, quienes se encontraban desarmados”. Agregó también que “mágicamente aparecieron dos armas viejas y oxidadas en la camioneta”. Refutó la versión policial y exigió el esclarecimiento del hecho.

Luego se movilizó masivamente a la comisaria 5° Eufrasio Álvarez de Tres de Febrero, donde una gran cantidad de efectivos policiales esperaban en una comisaría completamente vallada. El repudio fue generalizado.

El intendente Valenzuela, del lado del gatillo fácil

“Nuestras cámaras de seguridad registraron una camioneta con ocho delincuentes luego de asaltar un comercio en #MartinCoronado”. Así comienza una publicación en redes sociales del intendente Diego Valenzuela, donde desarrolla la teoría de la “persecución”, y luego dice que los detuvieron “con un operativo cerrojo”.

Valenzuela es parte del operativo de encubrimiento y de impunidad sobre los policías responsables de este crimen.

Valenzuela es parte de un gobierno nacional, provincial y municipal que reivindica al policía Chocobar, quien disparó y mató por la espalda, y que luego transformaron en un protocolo de “licencia para matar” en diciembre pasado, con la Resolución 956/18. Es la continuidad del accionar que las fuerzas represivas llevaron adelante en los casos de Luciano Arruga, Santiago Maldonado y Rafael Nahuel.

El Estado es responsable

Las fuerzas represivas del Estado son garantes de la inseguridad, cómplices del accionar del narcotráfico y de la trata de personas. Su función no es “combatir el crimen organizado”, sino reprimir al pueblo trabajador para garantizar el ajuste y la explotación. Atacan y persiguen particularmente a la juventud de las barriadas y los sectores populares.

Bullrich, Vidal, Ritondo, y Valenzuela son responsables políticos de este criminal ataque.

El viernes 24 en la Plaza de Mayo hubo una movilización masiva por el esclarecimiento de la masacre de San Miguel del Monte y ayer, sábado 25, una masiva marcha en Martín Coronado por Justicia por Diego. Los une, al mismo tiempo que cientos de otros casos en el resto del país, la responsabilidad del Estado y las fuerzas represivas y la lucha de los trabajadores para que no quede ningún caso impune.

La investigación del caso y del asesinato de Diego seguirá en la fiscalía 5 de San Martín. El esclarecimiento del hecho será conquistado a través de la movilización popular. Es la lucha de los trabajadores, trabajadoras, la juventud y del conjunto de los explotados la que se debe abrir paso para que sean castigados los responsables. El Partido Obrero se coloca

incondicionalmente del lado de la lucha de los familiares y amigos de Diego por Justicia.

Fuera Bullrich.

#JusticiaxDiego.

 

 

Compartir

Comentarios