fbnoscript
12 de junio de 2019

San Miguel del Monte: la “maldita policía” sigue activa y busca su impunidad

¡Justicia para los pibes!

Los familiares de las víctimas de la masacre de San Miguel del Monte denunciaron que el municipio (gobernado por Sandra Mayol, del Frente Renovador) ha designado al frente de la Dirección de Asuntos Institucionales de la localidad a María Alejandra Cotignola, familiar de uno de los detenidos por la masacre. El cargo implica el control de las fuerzas de seguridad. Como abogada penalista, a su vez, Cotignola ha defendido a policías involucrados en otras causas judiciales.

La designación "contiene un mensaje político claro: la confirmación de una política de seguridad y el amparo de las prácticas criminales de agentes policiales que generaron las condiciones de posibilidad para la consumación de la masacre", dice una carta de los familiares presentada al municipio (La Nación, 11/6).

Recordemos que a mediados de mayo pasado, dos patrulleros de la Bonaerense emprendieron una persecución a balazos contra un auto en que viajaban cinco jóvenes de entre 13 y 22 años, como fruto de la cual el vehículo se estrelló contra un acoplado, quedando una única sobreviviente. La hipótesis que se investiga es que la persecución obedeció a que los jóvenes habrían visto una movida de agentes policiales vinculada a la venta de droga. Por el momento, permanecen detenidos 12 policías y el ex secretario de Seguridad del municipio. Cuatro de los uniformados están acusados por homicidio agravado y los demás de encubrimiento y falsedad ideológica.

El operativo de encubrimiento consistió en presentar los hechos como un accidente de tránsito, mientras se ocultaban los videos de las cámaras de seguridad que prueban la persecución.

La designación de Cotignola se suma al amedrentamiento de testigos. Alexis Rodríguez, trabajador del centro de monitoreo, que desbarató el plan de ocultamiento al difundir las imágenes de video, empezó a sufrir represalias en su trabajo y quisieron cambiarlo al turno de medianoche. “Viendo que quisieron tapar todo, no me arrepiento de haber hecho lo correcto”, dijo Rodríguez al sitio Canal Abierto.

El gobierno de Vidal y Ritondo realizó algunas remociones de comisarios en la Bonaerense (entre ellos el jefe de la superintendencia Región Capital, que tiene bajo su órbita a la comisaría de Monte) para tapar el escándalo político, a pocos meses de las elecciones que tendrán a ambos compitiendo en puestos claves.

Pero la masacre de San Miguel del Monte es un rotundo mentís al latiguillo de Vidal sobre un supuesto desmantelamiento de las mafias policiales. Estas están intactas.

La podredumbre del aparato represivo tuvo un capítulo de privilegio en el reciente choque a balazos en Avellaneda entre federales y bonaerenses, que esconde una trama de extorsiones y narcotráfico. En esa ocasión, Bullrich y Ritondo salieron a defender a sus respectivas fuerzas policiales.

Derrotemos estas mafias. Basta de represión y persecución a la juventud en los barrios. Abajo el gatillo fácil. Justicia para los pibes de Monte.

Compartir

Comentarios