fbnoscript
15 de junio de 2019

Daniel Ruiz: preso político por luchar y candidato del Frente de Izquierda

Me tocó el día viernes 14 entrevistarme, en nombre de la dirección del Partido Obrero en el Frente de Izquierda, con el compañero Daniel Ruiz, militante del PSTU y dirigente del gremio de petroleros de Comodoro Rivadavia, en el módulo V del complejo penitenciario de Marcos Paz donde se encuentra detenido hace 9 meses como parte de la persecución judicial a trabajadores por la enorme movilización contra la reforma previsional de diciembre del 2017 de Macri, los gobernadores, y una gran parte de los diputados y senadores que ahora se reparten en las distintas listas patronales y perpetraron un verdadero desfalco contra los ingresos de los jubilados.

Daniel está procesado en la misma causa que los compañeros Dimas Ponce y César Arakaki del Partido Obrero, que fueron detenidos y liberados luego de una intensa movilización a la espera del juicio y Sebastián Romero, del PSTU al igual que Daniel, que no ha podido volver a ver a su familia y trabajo por la persecución policial y judicial. El juez Sergio Torres ordenó su detención por “lesiones y daños”, cuando sólo tiene como material supuestamente incriminatorio documentación de que Daniel estuvo en la movilización con otras decenas de miles de trabajadores y arrojó pirotecnia. Toda la causa está construida para justificar la represión policial salvaje contra los más de cien mil trabajadores que nos manifestamos ese día y para invertir la realidad presentando a la defensa de las columnas frente a la policía como un complot de violentos, sediciosos frente al Estado. Una impostura al servicio de embellecer un verdadero atropello contra las condiciones de vida de las familias trabajadoras al servicio del ajuste que ordena el capital.

Informamos a Daniel que el Partido Obrero de Chubut, único partido del FIT con personería en Chubut, que presentará una lista común con el MST en el marco del acuerdo del Frente de Izquierda- Unidad, ha decidido incluirlo como candidato en las listas provinciales a diputado nacional, como ya se había informado en la presentación del frente. 

Comentamos con Daniel que esta candidatura expresa para nosotros el reclamo de su inmediata liberación así como la defensa incondicional del derecho a manifestarnos de los trabajadores por nuestros intereses. Coincidimos en que las movilizaciones de diciembre de 2017 fueron el punto más alto de la movilización de la clase obrera contra el Estado en el tiempo reciente y que su criminalización es un complemento del operativo de contención política del gobierno, la burocracia sindical, la oposición peronista y la iglesia para que la enorme bronca del pueblo trabajador no tome el camino de un estallido contra el Estado que aplica un ajuste criminal. Daniel nos transmitió que el protagonismo de la izquierda estos meses, que pudo seguir desde la cárcel, haciendo activo el paro nacional con las acciones del Sindicalismo Combativo y constituyendo un polo político con las listas unitarias frente a los bloques patronales, lo han reafirmado en sus convicciones políticas, contra cualquier sensación de aislamiento que su detención pudiera provocar.

Daniel nos agradeció la nominación, entregando una carta para la mesa del FIT y su militancia. Nos comentó que había podido seguir la presentación de las listas unitarias de la izquierda y su impacto aún con el acceso limitado a la radio y televisión que tienen adentro del pabellón donde está alojado. 

Merece una mención especial la denuncia de las condiciones de detención de Daniel, alojado con prisioneros por delitos comunes a pesar de su condición de preso político y la conducta de clase, ejemplar, que ha tenido frente a esos hechos en el penal. Daniel, que reivindica haber ingresado como petrolero como parte de un movimiento de piquetes de desocupados hace casi 20 años, coordinado con compañeros del PO del norte de Santa Cruz como Norma Villamayor y Omar Latini, entre cientos de luchadores, ha llevado su condición de activista obrero también a la realidad del penal donde está detenido.

Lejos de verse arrastrado por el ambiente de ajustes de cuenta y choques entre los detenidos, Daniel instaló junto a sus compañeros de pabellón el método de la asamblea y el pliego de reclamos frente a las autoridades del penal.

Rechazaron el avance del hacinamiento, cuando quisieron poner dos camas por celda, entre otras reivindicaciones. Cuando el método de asamblea continuó, incluso bajo punta de pistola, todo el pabellón en el que está Daniel fue trasladado a un espacio con peores condiciones como castigo. No sólo no lograron quebrarlos sino que incluso, frente a una grave situación de cinco días sin agua corriente, los presos del sector realizaron un piquete a la distribución de viandas que destrabó el acceso a bidones de agua potable, anafes, mejoras en las celdas y más televisores.

Luego de este inusual proceso de organización las autoridades ofrecieron a Daniel trasladarse al sector de presos VIP de su módulo, donde se encuentran por ejemplo Julio De Vido y Fernando Esteche, lo cual él rechazó, prefiriendo estar entre quienes ya se había desarrollado confianza por una acción común frente a la brutalidad de guardias y autoridades. 

Reivindicamos la conducta de Daniel Ruiz, que pinta de cuerpo entero la madera de la que están hechos los activistas obreros y nos llena de orgullo como compañeros de clase. Nos hemos comprometido con él no sólo a seguir luchando por su inmediata liberación en acciones de estos días sino en llevar los reclamos por las condiciones de detención inhumanas en las que se encuentran a la Legislatura bonaerense y el Congreso Nacional, dando un apoyo político al trabajo de organización y reclamo que el compañero ha iniciado en el penal de Marcos Paz.

Como mensaje final Daniel nos pidió que envíe un saludo especialmente a César Arakaki y Dimas Ponce, que enfrentan el mismo juicio y han sufrido igual que él detenciones por esta persecución a los luchadores. 

¡Libertad ya a Daniel Ruiz! ¡Viva el Frente de Izquierda-Unidad!

 

Compartir

Comentarios