fbnoscript
25 de febrero de 2020

Alberto F. no se retracta sino que confirma que está por el olvido y el perdón

En una serie de tuits, intentó borrar con el codo lo que escribió con la mano. 
Por Rayu Alaniz Apel

Sacudidos por el repudio de los organismos de derechos humanos independientes del Estado y los gobiernos de turno, partidos políticos, sindicatos como AGD-UBA y Ademys, y la propia Nora Cortiñas, AF quiso recular respecto sus manifestaciones negacionistas y de unificación con las fuerzas armadas.

La pretensión de Alberto de dar vuelta de página convoca al olvido y el perdón a los genocidas, no solo de las Fuerzas Armadas sino también de la Iglesia y las patronales. Una nueva amnistía que fue fuertemente resistida, pero la disculpa confirma que se trata de una planteo político muy meditado, se mantiene en una posición reaccionaria y de reconciliación. Un Estado que mantiene su vocación de oprimir a los y las trabajadoras y que adelanta la posibilidad de rehabilitar a las FFAA para la seguridad interna  como grupo de choque ante las posibles manifestaciones populares en un proceso de ajuste contra la clase trabajadora cumpliendo a rajatabla las órdenes del FMI. 

Alberto dice que no quedaron en las FFAA integrantes de la maquinaria genocida, pero omite decir que, desde la recuperación de la democracia hasta la actualidad, ningún gobierno abrió los archivos de la dictadura, y como efecto colateral desconocemos si ello es así o no. No olvidemos que muchos de aquellos que torturaron, violaron, asesinaron eran muy jóvenes al momento del golpe del 1976 y que por el contrario, en la mayoría de los juicios de lesa humanidad que se llevan adelante se juzga mayoritariamente a los rangos más altos de las milicias. 

Alberto y las inconductas

En el acto de Campo de Mayo donde funcionó uno de los más grandes centros clandestinos de detención,  AF no comete un error sino que elaboró un concepto que excede  una equivocación: es una política de Estado. Dar vuelta la página de la historia significa poner un punto final. Y lo sostuvo en los tuits, donde volvió a hablar de “…las Inconductas de muchísimos oficiales que en el pasado fueron parte de ese perverso accionar. Estas inconductas fueron delitos atroces que determinaron horribles e imperdonables padecimientos a miles de personas…”.

Incluso en la justicia burguesa, desde la Causa 13, allá por el año 1987, se reconoció la existencia de un plan sistemático de exterminio y hoy Fernández pretende reescribir la historia recordando el planteo del gobierno radical donde se decía que hubieron excesos y no un plan orquestado que nos costó la muerte de militantes, la sustracción de niños, la tortura, la violación, el robo y 30000 compañeros detenidos desaparecidos que aún, 44 años después, no sabemos dónde están. ¿Inconductas? Fernández habla de los crímenes del genocidio como quien habla de una amonestación a un alumno secundario.

Los dichos reaccionarios del presidente, son un retroceso en la lucha inclaudicable de cientos de miles que año a año se manifiestan contra el olvido y el perdón. 

Más que nunca recobra vigencia corear que no hubo errores, no hubo excesos, son todos genocidas los milicos del proceso.

 

Compartir

No cars.

Comentarios