fbnoscript
11 de mayo de 2020

Policía cordobesa despliega operativos represivos en los barrios

Ingresan a los tiros y destrozan domicilio particular.

En el trascurso del fin de semana sucedieron nuevos episodios de represión y abusos del aparato policial en las barriadas populares. Los hechos sucedieron en los barrios San Roque y La Tela. La policía disparó armas de fuego, ingresó a domicilios particulares sin ningún tipo de orden judicial y destrozó las casas de familias que se encontraban adentro de sus hogares, cumpliendo la cuarentena.

En San Roque, según testigos presenciales, la policía irrumpió en la barriada con un megaoperativo represivo, en el cual se efectuaron más de cien disparos entre balas de goma y plomo. Un hecho que tiene similitudes con el sucedió el pasado fin de semana en el barrio Yapeyu. En las fotos que se difundieron por las redes podemos ver los cartuchos de disparos que avalan lo denunciado.

En tanto que en Villa La Tela las fuerzas represivas avanzaron sobre las casas de los vecinos a fuerza de balazos y destruyendo a su paso todo lo que encontraban. Aún persisten las marcas de balazos de goma en la pierna de uno de los jóvenes, al cual la policía le destrozo la casa cuando este se encontraba dentro cumpliendo con el aislamiento social obligatorio.

Los organismos antirepresivos de la provincia difundieron los dos hechos, que denunciaron los vecinos de San Roque y Villa La Tela, en las redes sociales. Lo sucedido en este fin de semana se inscribe en toda una orientación represiva. En lo que va de la cuarentena ya son alrededor de 22.217 las personas detenidas apelando a la “violación” del aislamiento obligatorio. Vale decir que la policía utiliza el contexto de la cuarentena  de manera discrecional, como una cobertura por avasallar libertades democráticas.

Estos hechos represivos no hacen más que clarificar al respecto del rol que cumple el Estado en las barriadas populares. El llamado “Estado presente” no garantiza los alimentos ni los elementos de higiene para enfrentar la pandemia pero si un abultado presupuesto y nuevos organismos de represión (COE) como respuesta al hambre y la miseria.

 

En esta nota:

Compartir