fbnoscript
14 de noviembre de 2007 | #1017

Las Heras: La prisión domiciliaria es un paso adelante

La jueza Ruata ha decretado la prisión domiciliaria (pueden trabajar, pero deben reportarse varias veces al día al cuartel de gendarmería) para los siete obreros detenidos, acusados por la muerte del policía Sayago, en el marco de la revuelta popular del año pasado en Las Heras. Esto ha sucedido después de un año y siete meses de detención en un lugar denigrante, víctimas de torturas, a 500 kilómetros de sus familias y sin elementos de prueba que la justifiquen.

Esta medida es una concesión, que está vinculada a la ausencia de pruebas en la causa, que ya ha completado la fase de instrucción pero vienen postergando su elevación a juicio oral.

El gobierno tan “respetuoso” de la justicia para el caso Varizat, ha lanzado una ofensiva furiosa contra los obreros de Las Heras, con propaganda en los medios y una presentación apelando la medida, y descalificando a la Jueza Ruata.

La presión del poder político sobre los jueces aparece aquí tan desvergonzada como en el caso Varizat, solo que en el sentido contrario.

La actitud de Peralta contra los trabajadores en prisión domiciliaria es una provocación, que coloca al gobierno como defensor del aparato policial y reclama que se pudran los compañeros en la cárcel.

Llamamos a solidarizarse activamente con los presos, algunos de los cuales no han sido reintegrados a sus trabajos y a reorganizar a los familiares y amigos para seguir luchando por la libertad y estar alertas acerca de la posibilidad de que prosperen los recursos legales interpuestos contra la medida de prisión domiciliaria.

En esta nota:

Compartir

Comentarios