fbnoscript
28 de abril de 2005 | #897

Jornada emocionante en Caleta Olivia

La libertad no es justicia
Por Corresponsal
Mientras un grupo de 10 compañeros viajó casi 800 kilómetros al Tribunal Superior de Justicia en Río Gallegos, en Caleta Olivia el FUT-PO llamó a una concentración en las puertas de la Cámara de Apelaciones. Pero los seis detenidos esperaron la resolución judicial en sus lugares de detención.
 
Más de 100 compañeras de lucha dejaron sus tareas a media jornada, para asistir a la convocatoria, aunque en una de ellas hubo amenazas de descuento del día completo. Estos compañeros hoy se encuentran trabajando en dos empresas de forestación y medio ambiente (Mafers y Patagonia Oil). También llegaron familiares y amigos de los detenidos, dirigentes de Adosac y de Derechos Humanos, y todos los medios de comunicación de la zona.
 
Los compañeros están libres
 
Estas cuatro palabras fueron las que aparecieron en un teléfono celular como mensaje de texto que envió otro activista que viajó a Río Gallegos.
 
Los presentes estallaron en “gritos eufóricos, abrazos, lágrimas en los ojos” (Crónica, 27/4, pág. 14). Minutos después, una FM local reprodujo por los parlantes la palabra del abogado defensor Amaya, explicando la decisión tomada por el TSJ. Luego se escucharon, desde Río Gallegos, las palabras de Miguel del Plá, Pablo Robles y Néstor Pitrola, que desarrollaban un acto en la ciudad.
 
"La libertad -sin embargo-, no es justicia, porque los compañeros siguen procesados, así como siguen la desocupación y los bajos salarios”. Hay hoy, además, otros cuarenta compañeros de la misma lucha en la misma situación, además de los docentes, municipales, fileteros, marineros y desocupados de Las Heras y Pico Truncado”.
 
Con todos
 
Cuando se conoció que la orden de libertad había llegado a Caleta, marchamos al Juzgado Penal, donde minutos más tarde los patrulleros de las seccionales 3ª y 4ª vinieron a buscar los oficios con la orden de libertad.
 
Entonces, decidimos marchar en dos grupos, más de 30 cuadras, hasta las dos comisarías. Primero fueron liberados los hombres, a las 13:45 horas, en varios taxis se fueron hasta la Seccional 4ª; pasadas las 14, liberaban a Selva Sánchez y Elsa Orozco, allí se sumó Marcela Costancio, que dejó su “prisión domiciliaria”. Se abrazaron los seis luchadores con todos los compañeros, como un solo puño, y se comprometieron a continuar la lucha, por los otros presos políticos del país, por los procesados, por el trabajo genuino y por el aumento de salarios.
 
El miércoles 27, a las 18 horas, habrá un acto en el Gorosito, donde los seis detenidos podrán dirigirse a todos los compañeros. Allí mismo, en las escalinatas de la Comisaría 4ª, se convocó a los presentes, para el próximo 1º de Mayo a las 16 horas, al acto internacional por el Día del Trabajador.
 
Las voces de la libertad
 
Gentileza del diario El Patagónico
 
* Marcela Costancio: Primero queremos pasar algunas horas con nuestras familias porque ésta ha sido una lucha muy dura. Hemos sufrido muchísimo, sobre todo nosotras, porque hubo mucho hostigamiento.
 
* Selva Sánchez: Para mí no hay justicia porque no te pueden meter presa por reclamar por un trabajo. Creo que la Justicia santacruceña cambió de actitud por la gran presión de la sociedad a lo largo de todo el país y porque nuestro caso se conoció internacionalmente.
 
* Elsa Orozco: Gracias a todas estas personas que se han movilizado hoy estamos en libertad. Vamos a seguir peleando por lo que creemos justo, lo único que queríamos era un trabajo genuino.
 
* Hugo Iglesias: En los últimos tiempos teníamos expectativas por lo que había dicho el gobernador (Sergio Acevedo) y por lo que estaban haciendo los jueces. Vamos a seguir luchando porque en nuestro país sigue habiendo presos políticos y también nos tienen que devolver el trabajo a todos los que nos metieron presos por una causa fraudulenta.
 
* Jorge Mansilla: La lucha continúa y será mucho más dura, ya que también hay que defender a otros compañeros. En la Argentina no tiene que haber más un preso político y también nos tienen que devolver el trabajo a todos los que nos metieron presos por una causa fraudulenta.
 
* Mauricio Perancho: Yo no tengo dudas de que la sociedad no nos va a rechazar, porque nosotros no cometimos ningún delito, sólo luchamos por un trabajo.
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios