Abajo el Código de Faltas represivo de Cornejo

El gobernador Alfredo Cornejo ha decidido avanzar con la propuesta de un represivo y antidemocrático “código de faltas”, un mini Código Penal para la provincia de Mendoza.


Este reforzamiento del aparato represivo que ha llevado a cabo el gobierno con la complicidad del PJ, junto a otras medidas como la aprobación de la emergencia en seguridad, tiene como principal objetivo regimentar la vida de las barriadas y la lucha de los trabajadores contra el ajuste. Con este nuevo Código se pretende dotar a la policía una nueva herramienta jurídica para el amedrentamiento y control social.


Entre otros, establece que el juez de turno puede proceder al arresto de una persona mediante una simple comunicación telefónica. Profundiza el carácter clasista de la Justicia al establecer que si el “infractor” no puede hacer frente a una multa, esta se convertirá en pena de arresto. Esto impactará en los sectores más vulnerables. Pero no solo por la cuestión dineraria sino porque gran parte de los artículos son criminalizantes de la pobreza. Se persigue con pena de arresto a los trapitos y limpiavidrios, vendedores ambulantes e informales, la prostitución y la mendicidad, entre otras cosas.


El código es un verdadero ataque contra juventud. Se avanza con las figuras de la averiguación de antecedentes, con disposiciones de 3 a 10 días de arresto, y de "merodeo", lo cual convierte a cualquier persona pobre que baje al centro en sospechosa y susceptible de ser detenida por ´portación de rostro´. Diariamente, decenas de jóvenes pasan por algún control callejero o comisaría bajo alguna de estas figuras.


Lucha parlamentaria


Desde nuestra banca en el Senado de la provincia hemos boicoteado sistemáticamente el esfuerzo por parte del oficialismo de reforzar este avance represivo contra el pueblo trabajador. Las contundentes denuncias contra este código por parte del senador del Frente de Izquierda Víctor da Vila ha llevado al conjunto de la oposición a no dar quórum en el plenario de comisiones, bloqueando hasta ahora su tratamiento parlamentario.


En este cuadro, el peronismo ofrece a Cornejo una contrapuesta: un código de faltas de tipo ´garantista´, pero solamente para darle un marco de mayor “legalidad” al régimen de persecución y represión sobre la juventud.


Lucha obrera y de la juventud


En un cuadro de creciente malestar social por la bancarrota económica, los tarifazos y la carestía, la represión es la forma de garantizar el ajuste capitalista y el acuerdo con el FMI contra la reacción obrera y popular.


Esta orientación es la que se ha expresado en la condena a la Secretaria General de la CTA-A Raquel Blas por acompañar distintos reclamos de los trabajadores, un ataque al sindicalismo y de todos aquellos que salgan a la calle por sus demandas.


Nos oponemos a esta nueva ofensiva del gobierno contra los trabajadores y la juventud. Llamamos al conjunto de la población a rechazar cualquier intento de regimentar la vida de los mendocinos, las luchas obreras y cualquier tipo de expresión artística y popular.


Desde nuestras filas nos seguiremos organizando en las barriadas obreras, con los desocupados, la juventud, las mujeres para torcer el brazo a estas políticas antiobreras. Desde el Polo Obrero hasta la UJS nos pondremos en campaña por una salida obrera y socialista.

En esta nota