Aumentan los atropellos policiales en Salta

Este martes 9, los familiares de Agustín Arroyo, víctima de represión, llevarán sus denuncias a la legislatura provincial.

A partir de que se decretó la cuarentena en Salta, han crecido los casos de abusos policiales, en un contexto en que los trabajadores se ven muchas veces obligados a salir para garantizar su subsistencia -en una provincia en que la mayoría de ellos está precarizada y en negro. Estos atropellos cuentan con el resguardo del decreto 255/20 del gobernador Gustavo Sáenz y del ministro de Seguridad, el negacionista de la dictadura Juan Manuel Pulleiro, que le otorga más facultades represivas a la policía en nombre de resguardar la salud de la población.


Si bien estos atropellos ya existían desde antes de la cuarentena, ahora directamente se han descontrolado: después de las 20 hs los policías salen a hacer razzias por las calles, como si estuviéramos bajo estado de sitio. Existe un gran temor de que a alguno se le pase la mano y termine provocando una muerte. 


Nuevas denuncias


En la localidad de Rosario de la Frontera se denunciaron nuevos casos, como el cometido contra Agustín Arroyo, joven reprimido brutalmente por agentes del 911 el 24 de mayo. Sus familiares visitarán, este martes 9, la legislatura provincial para denunciar ante la comisión de Derechos Humanos de Diputados estos atropellos. Las denuncias que ya hicieron no han tenido hasta el momento respuesta alguna por parte de las autoridades locales.


De Rosario de La Frontera es oriundo el diputado Gustavo Orozco, quien defiende a los policías ante estos hechos, como también lo hizo en el caso de Rosa Sulca -cuyo pedido de auxilio no fue tomado seriamente y terminó asesinada. El propio Orozco está denunciado por los mismos atropellos cuando era jefe de la Brigada de su localidad, y en unos días empieza un juicio en su contra.


En la capital salteña, un jubilado de 62 años fue golpeado y bajado del colectivo por un efectivo cuando este se dirigía hacia su casa, arguyendo que no tenía dinero para el boleto.


Por su parte, los vecinos que estaban ocupando los terrenos en Tartagal, así como en los barrios Solidaridad y Justicia de la ciudad de Salta, fueron reprimidos y desalojados sin una orden judicial. Y disparos con balas de goma le produjeron la pérdida de un ojo a José Mercado, en la localidad de Gerardo Ballivián.


La gran mayoría de casos de atropellos policiales tienen como antecedente común la agresividad de los policías, así como también la negativa de las comisarias a tomarles las denuncias.


Represión como política de Estado


Cada uno de los casos denunciados no son hechos aislados, sino que se enmarcan en un aumento general de los casos de abusos y atropellos policiales como una política de Estado, tanto en Salta como en el resto del país.


Es preciso que los trabajadores y la juventud le pongamos fin a la política represiva que lleva adelante Gustavo Sáenz. Se busca, por medio del aparato represor, que la crisis la paguen los trabajadores. Mientras tanto, Alberto Fernández se ha llamado a silencio, incluso ante la brutalidad de la policía chaqueña contra la comunidad Qom.


Estaremos acompañando el día martes 9 en la Comisión de Derechos Humanos a los familiares de Agustín Arroyo, y exigiremos que se investigue cada caso y pediremos juicio y castigo a los responsables materiales y políticos.

En esta nota

También te puede interesar:

Sáenz profundiza la política que llevó al desmontes de miles y miles de hectáreas.
Para ahogar una intervención popular y encubrir al intendente corrupto.
Así lo reconoció el rector Claros en la Legislatura provincial.
Aberrante justificativo de la Secretaria de Derechos Humanos.