Caso Darío Ávalos: nuevo juicio contra la patota de la Uocra

Serán juzgados dos de los protagonistas de la agresión contra el trabajador de la construcción y sus compañeros.

Del 11 al 14 de diciembre tendrá lugar el tercer juicio por el homicidio de Darío Avalos y las tentativas de homicidio de Dionisio Fernández y Andrés y Alcides Nogueira.


Será un juicio por jurados y estarán en el banquillo de los acusados Miguel “Poti” Lomeña y Gastón “Narigón” Olivera, dos gatilleros de la patota de la Uocra que llevó adelante el 11 de marzo del 2014 la agresión criminal contra Ávalos y sus compañeros,  cuando reclamaban junto a otros trabajadores de la construcción contra despidos en una obra de Lomas de Zamora. El ataque fue premeditado y perpetrado con la complicidad de la patronal y la Policía Bonaerense, que garantizó la huida de los atacantes.


En el primer juicio, que fue por jurados populares, se condenó a dos miembros de la patota de la Uocra como co-autores de homicidio agravado por la participación de más de dos personas, y a otros cuatro por homicidio en riña.


En el segundo juicio, precedido por un tribunal, se condenó por homicidio agravado por la participación de dos o más personas al ex secretario adjunto de la Uocra de Lomas de Zamora, Héctor Cabrera, y a dos miembros de la patota, por “homicidio agravado por la participación de más de dos personas”, considerando co-autores y penalmente responsables no sólo a las personas que dispararon las armas, sino también a quienes organizaron y dirigieron dicha patota. En este caso, la Justicia determinó la culpabilidad, por ser parte de la dirección de la Uocra Lomas de Zamora, tanto a Cabrera como al ex secretario general Walter Leguizamón (hombre del riñón del secretario general nacional Gerardo Martínez), quien permanece prófugo.


En el segundo fallo, además, se señaló que la complicidad de la Bonaerense superó el incumplimiento de sus funciones y sus agentes fueron claramente cómplices del homicidio, pese a lo cual  la UFI N°8 de Lomas de Zamora no avanza en la imputación a los policías. La impunidad se extiende a la patronal, y en particular al titular de la empresa Esuco SA que permitió el ingreso de gente armada para la realización de la emboscada. Se trata del ex titular de la Cámara de la Construcción, Carlos Wagner, quien la gente pasó a conocer por ser uno de los empresarios “arrepentidos” de la causa de los cuadernos.


Este tercer juicio tendrá en el banquillo a una parte menor de los miembros del plan criminal, muchos de los cuales permanecen prófugos. Pero no deja de ser un triunfo de la incansable lucha de los familiares y amigos de Darío Avalos en la lucha por justicia, que hemos acompañando incondicionalmente desde el Partido Obrero.


Una eventual condena deberá contar con el voto unánime de los doce miembros del jurado. Las jornadas del juicio estarán rodeadas de la solidaridad de comisiones internas y organizaciones de Derechos Humanos, que reclamaran justicia ante un nuevo crimen contra la clase obrera.

En esta nota