CHACO: Para policías torturadores, ascensos, para sus víctimas, el despido


En diciembre de 2012, Daniela Romero del Blanco (actualmente militante del Partido Obrero) y su hermano César fueron brutalmente golpeados en la Comisaría 4° de Resistencia. Mientras la causa por torturas avanza a cuentagotas -llegaría a juicio el año que viene-, los policías involucrados, Nicolás Gómez y Facundo de la Fuente, fueron ascendidos. En julio, luego de una movilización con el Partido Obrero, tuvimos una reunión con el ministro de Seguridad. Planteamos el sumario y la separación de los policías agresores, como una medida de protección elemental contra nuevos abusos policiales hacia los hermanos Romero. Durante todo 2013, César Romero y su hermano menor, Guillermo (también militante del Partido Obrero) fueron encarcelados repetidas veces, con diferentes excusas.


En esa ocasión, el ministro de Seguridad sostuvo que no tomarían medidas contra los agentes mientras no hubiera sentencia judicial. Al contrario, su ascenso es una decisión política que, dada la exposición del caso, fue cuidadosamente planeada para dar una señal al conjunto del aparato represivo de vía libre para la represión. La misma Comisaría 4° fue denunciada por reprimir brutalmente a los vecinos del barrio 17 de Julio recientemente.


Mientras tanto, con diferentes argumentos César y Daniela fueron dados de baja como trabajadores precarizados por el Ministerio de Educación de la provincia. Cobraban 1.200 pesos como porteros.


Reclamamos la reincorporación y el pase a planta de los compañeros, que sean juzgados y condenados los agresores y que el gobierno tome las medidas políticas que se ha negado a tomar, la separación de los policías torturadores y el desmantelamiento del aparato de represión.

También te puede interesar:

Un ícono de la juventud y la lucha contra la represión estatal.
El 22 de abril habrá una movilización a Casa de Gobierno.
La lucha contra la represión y la educación virtual en condiciones.
El 14 de abril se realizará una radio abierta en La Plata, frente a las puertas de Casación Penal (calle 7, entre 56 y 57) a las 11 horas.
Ante el lock-out patronal, lxs empleados consiguieron resguardar sus puestos de trabajo mediante la lucha.
Vamos por su destitución y por la condena a los asesinos de Lucía.