Confirman espionaje contra dirigentes políticos

En plena campaña electoral, en octubre del año pasado, las denuncias judiciales de las entonces diputadas del PRO Patricia Bullrich y Laura Alonso, pusieron en evidencia una red de pinchaduras telefónicas contra dirigentes políticos, periodistas y jueces que eran de este modo espiados -aparentemente- por ex miembros de los servicios de inteligencia y por el Ejército


En plena campaña electoral, en octubre del año pasado, las denuncias judiciales de las entonces diputadas del PRO Patricia Bullrich y Laura Alonso, pusieron en evidencia una red de pinchaduras telefónicas contra dirigentes políticos, periodistas y jueces que eran de este modo espiados -aparentemente- por ex miembros de los servicios de inteligencia y por el Ejército.


 


El espionaje, según las denunciantes, se habría desarrollado desde las dependencias del Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa (Citefa), en Villa Martelli, y la información les fue provista a las diputadas por un ex agente de la Side. De acuerdo con las denunciantes, había 202 intervenciones.


 


El juez Sebastián Casanello, en cuyo juzgado recayó una de las causas, ha dado a conocer el informe de un peritaje ordenado a un experto de la Universidad Tecnológica Nacional. Este señala que «al realizar la pericia solicitada sobre dichos aparatos telefónicos se determinó que los mismos habrían sido afectados por un virus conocido como 'troyano', el cual se trata de un software que es útil para modificar, borrar, extraer archivos, habilitar cámaras y micrófonos, permitiendo así escuchar y grabar las conversaciones de su usuario» (Infobae, 10/3).


 


Se han confirmado 33 casos de los 202 denunciados, entre ellos el actual ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, la vicepresidenta, Gabriela Michetti, y el jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta,  además de Margarita Stolbizer, Victoria Donda, el juez Claudio Bonadio y las juezas Sandra Arroyo Salgado y María Servini de Cubría, el ex jefe del ejército César Milani, el gobernador cordobés José Manuel De la Sota, Héctor Magnetto, y los periodistas Jorge Lanata y Carlos Pagni, entre otros. Se ha ordenado un nuevo peritaje a cargo de la Policía Metropolitana.


 


Figura también entre los casos confirmados de espionaje Marcelo Ramal, legislador porteño por el PO-Frente de Izquierda.


 


Luego de Proyecto X, estas nuevas revelaciones vienen a confirmar la existencia de un régimen de servicios que debe ser desmantelado.


 

También te puede interesar:

Entrevistamos a Irene Benito, periodista de La Gaceta perseguida por revelar la corrupción del aparato judicial en Tucumán.
Los servicios de inteligencia son un recurso de todos los gobiernos capitalistas al beneficio de las patronales.
Los servicios de inteligencia actúan contra el pueblo bajo los sucesivos gobiernos.
Por espionaje ilegal contra familiares de las víctimas del ARA San Juan.
Y antes de la indagatoria, rompió un micrófono de C5N.
La Plaza de la Izquierda plantea otra perspectiva.