Documento Multisectorial “NO a la base yanqui en Neuquén”

Hacia la movilización del 24. Versión FINAL consensuada y acordada en reunión del 9/8 en Sejun (Judiciales)


  1. Los gobiernos nacional y provincial han habilitado la instalación de una base del ejército yanqui en la provincia del Neuquén, lo que representa un descomunal acto de avasallamiento de la soberanía nacional y territorial al servicio de intereses imperialistas. Bajo el eufemismo de catalogar a la base cómo de "ayuda humanitaria”, los gobiernos de Mauricio Macri y Omar Gutiérrez pretenden esconder su completa subordinación a los intereses del imperialismo norteamericano en la región. Este escandaloso atropello se encuentra en línea con la política de sumisión colonial de la Argentina al Fondo Monetario Internacional, un organismo del imperialismo y del capital financiero internacional. Esto se verifica en la subordinación de toda la política económica del Estado argentino a los preceptos dictado por el FMI: despidos de trabajadores, techos salariales por detrás de los índices inflacionarios, confiscación de las jubilaciones, ajustes presupuestarios contra la obra pública, la salud y la educación, etc.


 


  1. El desembarco de fuerzas militares del imperialismo en nuestra región apunta a reforzar el dominio y la colonización de América Latina y la explotación y el sometimiento de sus pueblos. El imperialismo yanqui pretende resguardar lo que considera su propio “patio trasero” en momentos donde se desarrollan rebeliones populares contra los planes del Fondo Monetario Internacional. Al mismo tiempo, la ofensiva intervencionista tiene lugar en el marco del desarrollo de una guerra comercial a escala internacional, que encuentra en el gobierno de Donald Trump a uno de sus principales impulsores, en función de apuntalar la tasa de beneficio de los capitalistas yanquis y preservar los recursos del Estado norteamericano. La habilitación para la instalación de una base militar yanqui en Neuquén, ha sido precedida por la instalación de una base aeroespacial bajo el control del Ejército Chino, en Quintuco-Neuquén, y, más atrás, de una base bajo el control de la Unión Europea en Malargüe-Mendoza.       


 


  1. Las grandes movilizaciones del 2012 contra la instalación de una base militar en la provincia de Chaco, gobernada en aquel momento por Jorge Capitanich, no sólo frenaron el desembarco de las tropas imperialista en el norte argentino sino también en Neuquén, en donde el gobernador Jorge Sapag  también había autorizado la construcción de una base yanqui. La renovada tentativa de instalación de una base militar norteamericana en nuestra provincia, es parte de un plan del imperialismo yanqui de ubicación de bases militares en puntos geográficos de la Argentina que son -en términos políticos, económicos y militares- estratégicos.  El ejército norteamericano  también pretende instalar una base en Misiones, en la llamada Triple Frontera, donde confluyen Argentina, Paraguay y Brasil y donde se extiende el gigantesco Acuífero Guaraní, la tercera reserva de agua dulce a nivel mundial. Y en Ushuaia, capital de Tierra del Fuego, desde la cual se puede controlar la Antártida.


 


  1. El intervencionismo militar yanqui en Latinoamérica se instrumenta a través del Comando Sur de Estados Unidos (Southern Command). Este, es un mando conjunto integrado por más de 1.200 efectivos militares y civiles en representación del Ejército, la Armada, la Fuerza Aérea, los Marines, la Guardia Costera y varias agencias federales de los Estados Unidos. La intervención del Comando Sur se enmascara bajo la figura del asesoramiento y la asistencia humanitaria. El gobierno no puede explicar, sin embargo, por qué la “ayuda humanitaria” viene de la mano del Comando Sur, por qué se han hecho presentes en la región en mayo pasado militares norteamericanos y hasta el embajador yanqui. Con campañas para la prevención contra diversas plagas o  incendios forestales, como justificaba el ministro neuquino Jorge Lara hace un año atrás, desembarcan observadores militares cuyas tareas nada tienen que ver con los supuestos objetivos primarios. Es lo que ocurre en otros países de Latinoamérica y también en Medio Oriente, donde al igual que en Neuquén existen enormes reservas de gas y petróleo. En ninguno de estos países los grupos comandos norteamericanos han colaborado con ayuda humanitaria sino, por el contrario, han sido custodios de los intereses del Estado y los capitales yanquis, cometiendo todo tipo de abusos a civiles y crímenes de lesa humanidad.


 


  1. En la Argentina, con la instalación de esta base militar, EEUU pretende salvaguardar los intereses de los monopolios capitalistas que acaparan los bienes naturales de la región, como lo es, por ejemplo, las petroleras yanquis Chevron y Exxon Mobil. Con esta “base humanitaria”, el imperialismo tendría garantizado el espionaje, el control y las comunicaciones en una región estratégica de la Patagonia, a través de fuerzas operativas permanentes. El carácter estratégico del área está dado por su cercanía a la Autovía Norte y del Aeropuerto Internacional de Neuquén. Dicha Autovía Norte une a las cuatro principales ciudades de la región lindantes a Vaca Muerta (y a Neuquén Capital) y es un punto estratégico que tiene acceso a una de las zonas de reservas acuíferas más importantes de nuestro país. En nombre de la paz, sus fuerzas se preparan para convertirse en las fuerzas de la intervención, como claramente se observa en distintos puntos del planeta, y de esa manera ejercer la represión contra las organizaciones de trabajadoras y trabajadores, del pueblo Mapuche o de asambleas socio-ambientales que enfrentan los atropellos de los grandes grupos económicos. 


 


  1. La pretensión de militarizar la provincia, ahora con las fuerzas militares yanquis, ha sido precedida por toda una política impulsada por Macri y los gobernadores, de militarización de la región, de represión y persecución a las organizaciones en lucha, y de otorgamiento de un renovado protagonismo a las FFAA para colocarlas al servicio de la represión interna, como lo ratificó el decreto 683/18 emitido por Macri semanas atrás. En la región patagónica, esta política se evidenció en la represión a los docentes de Chubut en huelga, en el desalojo de los obreros de MAM en Neuquén, en el envío de gendarmes contra los obreros de Río Turbio en Santa Cruz y, especialmente, en la persecución al pueblo Mapuche, que lucha por la recuperación y la defensa de su territorio ancestral contra la enajenación y el saqueo del mismo por parte de los Benetton y las empresas petroleras, mineras y forestales. La represión contra el pueblo Mapuche ha tenido como saldo trágico los asesinatos de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel por parte del aparato represivo del Estado. Para esto, la ministra Bullrrich, ha creado la figura de ‘terroristas’ y ha montado un Triple Comando con los gobernadores de Neuquén, Río Negro y Chubut, en un deliberado intento de criminalizar la lucha del pueblo Mapuche. Toda esta orientación calza con la Ley Antiterrorista, aprobada por el Congreso Nacional en 2007 por imposición del Departamento de Estado norteamericano, que prevé como acto de alzamiento contra el Estado cualquier accionar “que tenga por finalidad obligar a las autoridades” a tomar ciertas determinaciones o a no tomarlas. Esta planificación represiva, tuvo una nueva escalda con el envío de 400 gendarmes a la zona de Añelo y a Chubut. Y ahora, con la llegada de militares yanquis para instruir al aparato represivo del Estado argentino ante la llegada de los popes del imperialismo mundial, entre ellos Donald Trump, en noviembre y diciembre próximo cuando tenga inicio la cumbre del G20.


 


  1. Convocamos a las centrales obreras, a los sindicatos, a las organizaciones de DDHH,  sociales, culturales, etc; y al pueblo de Neuquén y de todo el país en su conjunto, a desenvolver una lucha a fondo contra la instalación de la base yanqui y de cualquier base imperialista. Reivindicamos la lucha dada por el pueblo chaqueño en 2012 contra la pretensión de instalar una base de las mismas características en esa región, que derrotó esa tentativa gracias a una enorme e intensa movilización popular.     


Por todo esto decimos:


*Defensa incondicional de la soberanía nacional y territorial.


*No a las bases imperialistas en Argentina y América Latina. Rechazamos cualquier donación del Comando Sur, que implementa la embajada norteamericana, y de cualquier otra potencia extranjera.


*Abajo el pacto con al FMI, abajo el ajuste y la represión.


*Fuera Ingleses y la base de la Otan de Malvinas, que monitorea toda la Patagonia y el mar argentino.


*Rechazamos la base de control aeroespacial bajo la dirección del ejército Chino.    


*Por la libre determinación de los pueblos. Fuera yanquis y cualquier fuerza imperialista de América Latina.


 


Adhieren: Aten Capital, Aten Plottier, Aten Cutral Có-Plaza Huincul, ADUNC, Sitrajur, ATE Pami Bariloche,  Confederación Mapuche, ASPueL, APEL, HIJOS Bariloche, Liga Argentina por los Derechos del Hombre, Kolectivo Alpatako, Multisectorial San Martín de los Andes,  Multisectorial contra la represión en Bariloche, Casa de Amistad con Cuba de Neuquén y Cutral Có-Plaza Huincul, Asamblea socio ambiental de Centenario y Vista Alegre,  Asamblea Centenario Libre de fracking, Mumala, Plenario de Trabajadoras, Polo Obrero, Barrios de Pie,  Partido Obrero, Izquierda Socialista, Venceremos Partido de Trabajadores, Patria Grande, MST-Nueva Izquierda, Convergencia Socialista La Verdad, UNE-Frente Neuquino, Libres del Sur, Convocatoria Segunda Independencia, Socialismo Sanmartiniano de la Izquierda Nacional, Unión de Juventudes por el Socialismo, Movimiento Universitario Sur. 


 

En esta nota

También te puede interesar:

Con miles de compañeros/as levantamos una tribuna de lucha y una alternativa política.
Con el aval de la conducción de Ctera.
Panorama político en la ciudad. Nuestra lucha por una salida de los trabajadores.
Se trata a todas luces de un mensaje de intimidación por apoyar la histórica huelga de salud.
El PdT libró una importante lucha política.