Hay que echar a Bussi y reclamar un plebiscito contra la obediencia debida

Hace dos décadas que se sabe que los milicos no sólo mataban sino que robaban. Pero los ‘demócratas’ ahora se rasgan las vestiduras y dicen: «si robaban, entonces hay que condenarlos». Para acomodarse a los ‘derechos adquiridos’ por la obediencia debida, los centroizquierdistas han acuñado la especie de que si no se los puede encanar por criminales hagámoslo por ladrones. La vida, vaya y pase, pero la propiedad, eso sí que no.


Pero los ‘demócratas’ son sólo unos charlatanes. Es así que el tema de los robos de Bussi lo relegan a Tucumán y, en Tucumán, a la posibilidad de que el PJ otorgue los dos tercios necesarios para destituirlo. Pero el PJ no los va a dar; primero, porque Bussi representa mejor que nadie a los capitalistas en el Norte; segundo, porque es una pieza clave del esquema nacional del menemismo. Así que por robo sólo seguirá en cana el pibe cuya foto Crónica publica todos los días para denunciar el atropello que está sufriendo.


Pero hay otra razón que les impide a los ‘demócratas’ lanzar una fuerte movilización nacional para echar a los genocidas por razones, si no de crímenes, por lo menos de latrocinio. Es que una destitución de Bussi y su condena por robo, obligaría a investigar todo el ‘operativo Independencia’ ordenado por Isabelita y Luder y ejecutado por los generales Vilas y Bussi. Desnudar lo que fue ese operativo doblaría el espacio de horrores de la Esma. No hay justicialista ni ‘democrata’ que quiera reabrir esa ‘herida’.


Echar a Bussi significaría adelantar el vencimiento del mandato de Menem, porque la condena al ‘genocida’ dejaría sin protección a la mayor parte del aparato menemista oriundo de la dictadura, incluido el hermano Eduardo y el gobernador de Catamarca, funcionarios del gobierno militar.


Con lo que, reexaminado todo de nuevo, volvemos al punto inicial; no hay atajo ni picardía que pueda acabar con los responsables de crímenes horrendos fuera de la anulación de las leyes de impunidad e indulto —para lo cual es necesario que el pueblo, y no sus ‘representantes’, pueda decidir.


Un plebiscito.

También te puede interesar:

A 60 años de la muerte del dictador dominicano.
Declaró la compañera Margarita Tapia, quien fuera detenida junto a su esposo en la comisaría 7ma de Las Heras durante la última dictadura militar.
El represor dejará la cárcel común y gozará del beneficio de prisión domiciliaria.
Tapa de Prensa Obrera N°1617
Las organizaciones afines al kirchnerismo y al gobierno no estarán en las calles este 24 de marzo.