Juicio y castigo al policía asesino de Martin Quintana

Martín Quintana tenía 19 años, y el sábado 31 de julio al medio­día fue fusilado por un policía borracho, Enrique Bravo, del precin­to 14.


La reacción no se hizo esperar los amigos y familiares de Mar­tin marcharon por el barrio (José I. Díaz) hasta el precinto (que fue apedreado) y lograron con ello que fuera detenido el asesino. Este ya tenía antecedentes porque estuvo involucrado en la muerte de siete jóvenes en el precinto 5, hace más de seis años.


Con la conciencia de la impunidad que beneficia a los policías de gatillo fácil, el lunes 2 y el viernes 6 se realizaron multitudinarias marchas hacia el precinto, que se repetirán todos los viernes.


Los padres y amigos de Martín han decidido ir hasta el final, "por Martín y por los chicos que quedan para sacar a los Rambos de la calle’.

También te puede interesar:

Un valioso precedente para enfrentar el ajuste y la represión.
Ya son catorce las víctimas en la provincia en lo que va del año, cuatro de ellas asesinadas por miembros de las fuerzas del Estado.
El joven repartidor de 28 murió a manos de tres efectivos de la Policía Local de La Plata.
Amenazas a los familiares de Facundo y a periodistas.
Otro caso de impunidad.