Lanús: la policía ataca a vendedores ambulantes y a vecinos

En un episodio más de violencia policial, los efectivos de la bonaerense destacados en la estación de Lanús volvieron a arremeter contra trabajadores del distrito. En este caso, el 21 de abril incautaron la mercadería e intentaron detener a un vendedor ambulante con la excusa de que no contaría con un “permiso”. El vendedor recibió la solidaridad de otros vendedores y vecinos que resistieron tanto el intento de arrebato de la mercadería como de detención del vendedor y de quienes se solidarizaron.

Los policías no se privaron de violentar incluso a vendedoras con hijos y embarazadas. No se trata de un rayo en cielo sereno. La bonaerense en toda la provincia, y en particular en Lanús, agrede sistemáticamente a los trabajadores ambulantes que recurren a ese medio como única manera de ganarse su sustento. El supuesto “permiso” no es más que un eufemismo para lo que en realidad es un aceitado sistema de coimas.

 

Bajo la batuta del jefe de gabinete distrital, Diego Kravetz, y del intendente Néstor Grindetti (Juntos por el Cambio), la policía tiene vía libre para sus atropellos. Recientemente, efectivos de dicha fuerza junto con personal de la secretaría de seguridad distrital obligaron a levantar ollas populares dispuestas en zonas céntricas a las que acuden cientos de personas para hacerse con un plato de comida ante la miseria creciente. Del mismo modo, agreden a las personas sin techo que duermen en la estación para obligarlos a irse de allí.

La continuidad del represor Sergio Berni como ministro de seguridad provincial y jefe de la bonaerense bajo el amparo del gobernador Kicillof da cuenta de una orientación común en este terreno tanto del gobierno como de la oposición. Al crecimiento de la miseria por la crisis económica y la pandemia, buscan dar como respuesta un reforzamiento de la represión.

Los trabajadores del distrito, por el contrario, necesitan que se termine con la represión policial, un seguro al desocupado de 40 mil pesos y toda la provisión necesaria de alimentos para los comedores y ollas populares.

 

También te puede interesar:

Fiesta clandestina, impunidad empresarial y  protección estatal.
Paritarias de comercio, la historia se repite y crece la bronca en los trabajadores el gremio.
“Fuego amigo” de Kicillof y complicidad de Baradel.
Ante el aumento de los llamados al 144 nacional, se habilitó el 0800-999-PARÁ (7272).