Luján: el intendente Boto refuerza los operativos represivos en barrios populares

Mientras los casos positivos de Covid-19 superan los 230

En el partido bonaerense de Luján el intendente Leonardo Boto (Frente de Todos) refuerza la presencia de la Policía Bonaerense en distintos barrios populares de la ciudad.

Durante la última semana se intensificaron los operativos policiales en barrios como el San Pedro, San Fermín, Santa Marta, San Jorge, Juan XXIII, Elli, Lanusse y Ameghino. Desde el gobierno municipal argumentaron que “la iniciativa se desarrolla en el marco de la Emergencia Sanitaria, con el objetivo de fiscalizar el cumplimiento de las disposiciones del aislamiento social”.

También, según informó la propia Estación de Policía Departamental de Luján, en distintos puntos de la ciudad “se labraron infracciones a 81 personas por incumplimiento del aislamiento social, preventivo y obligatorio”.

En los hechos este reforzamiento del aparato represivo estatal en las barriadas trabajadoras del distrito, deriva en casos de abuso policial, en la implementación de diferentes métodos de hostigamiento y amedrentamiento hacia las y los habitantes de los barrios más castigados por la crisis y la pandemia. Barrios con miles de desocupados y donde se registran múltiples carencias habitacionales.

 

Cabe destacar que hace pocos días se registraron denuncias de los propios vecinos contra efectivos policiales por graves hechos de abuso de autoridad ocurridos en el barrio San Fermín. Estas denuncias fueron radicadas en la Fiscalía Nº 9 de la ciudad y presentadas ante el Concejo Deliberante.

Mientras el gobierno municipal refuerza los controles represivos en la población trabajadora, aún en la actual “fase 1” de la cuarentena las patronales industriales que no forman parte de las llamadas “actividades esenciales” se encuentran exceptuadas de cumplir con la suspensión de las actividades productivas. También las grandes cadenas de hipermercados y las obras de construcción en los lujosos barrios privados de Luján gozan de laxitudes en los protocolos y de grandes privilegios que le permiten incumplir las medidas derivadas del aislamiento obligatorio.

Así el intendente Boto, y también su oposición de derecha (Juntos por el Cambio), se colocan del lado de la defensa de los intereses económicos empresariales. Es la misma política que siguen Kicillof y Fernández.

  Nos oponemos a que la respuesta de los gobiernos a la crisis sanitaria y económica sea el reforzamiento represivo en las barriadas populares. Por el contrario, lo que se necesita con urgencia es: un plan de urbanización y viviendas, aumentar drásticamente la provisión periódica de alimentos, agua potable y artículos de limpieza, la efectiva prohibición de despidos y suspensiones y la creación de un seguro al parado de 30 mil pesos. Por un impuesto a las grandes fortunas para que todos los recursos nacionales, provinciales y municipales se utilicen para atender la actual emergencia sanitaria y social.  

En esta nota

También te puede interesar:

A 3 meses, exigimos aparición con vida de Facundo Castro. El Estado es responsable. Fuera Berni.
Basta de cinismo, deben intervenir los trabajadores.
Convoquemos una asamblea estudiantil por todos los reclamos y la defensa de la universidad.
El lunes se registraron 129 nuevos casos.
El Sindicato de Municipales y ATE de Vicente López acordaron con el gobierno de Jorge Macri un aumento para las y los municipales.