Movilización de periodistas y fotógrafos contra la represión policial

Convocado por Argra y Sipreba frente al Congreso Nacional

Convocada por la Asociación de Reporteros Gráficos (Argra) y el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba), tuvo lugar una movilización al Congreso Nacional contra la represión y la brutalidad policial en las recientes movilizaciones desarrolladas contra la reforma jubilatoria, en la que más de 50 periodistas y fotógrafos fueron víctimas de la violencia estatal.


Argra y Sipreba denunciaron en su convocatoria que la acción de la Gendarmería, la Federal y la Policía de la Ciudad contra los trabajadores de prensa tuvo un carácter premeditado, con el objetivo de impedir la cobertura periodística de la represión a la movilización popular.



 



 


En la primera de las jornadas, el día 14, varios reporteros gráficos denunciaron haber sido agredidos con balas de goma disparadas por oficiales que se encontraban a menos de un metro de ellos, a pesar de que estaban identificados como periodistas.


Pero no solo sufrieron golpes los periodistas que se encontraban trabajando. La asociación y el sindicato fueron también convocantes de ambas movilizaciones. La columna del Sipreba sufrió arteros ataques durante la movilización: compañeros de la dirección del sindicato fueron víctimas de lozas arrojadas desde edificios y una trabajadora de Télam fue atropellada por un móvil policial que a toda velocidad avanzó sobre la multitud pacífica que se encontraba estacionada a varias cuadras del Congreso.



La “respuesta” del gobierno al pedido de renuncia de Patricia Bullrich por parte de Argra y el Sipreba por la represión del 14 de diciembre fue bestial. El ensañamiento contra los periodistas duplicó en la jornada del 18 el número de heridos entre los trabajadores de prensa.


En el interior del país, la situación es similar: la acción represiva del gobierno jujeño contra la huelga azucarera no solo motivó una represión indiscriminada con toda la dirección del sindicato detenida, sino también contra el periodista Oscar Delgado, encarcelado por poner su voz al servicio de esta causa popular.


Es evidente que esta saña particular contra los trabajadores de prensa busca ocultar el accionar brutal de las fuerzas de seguridad de un gobierno decidido a hacer pasar el ajuste.


A la crisis general desatada en los medios de comunicación con los cierres, quiebras, pago fraccionado de sueldos y centenares de despidos en los últimos meses (2.500 desde el año pasado), se ha sumado ahora la virtual “caza de periodistas” montada por los gobiernos provinciales y nacional para encubrir su accionar represivo.


Foto: Gus Holandes


 

En esta nota

También te puede interesar:

A 11 años del asesinato de tres jóvenes, los exjefes policiales siguen en libertad.
Capitanich anunció aumentos y una inversión millonaria para la policía provincial.
Basta de hambrear y perseguir a los pueblos originarios.
Vamos con todo al paro del miércoles 9 en defensa de las condiciones laborales de los trabajadores de prensa.