Procesan a miembros de guardia wichí de Chaco que denuncian al narcotráfico en la zona

manifestación de mujeres wichí por la libertad de los detenidos y por reclamos de la comunidad, reprimida por la policía chaqueña

El día jueves 23 de abril una camioneta que intentaba ingresar a la localidad de El Sauzalito fue retenida en un control vehicular por la guardia comunitaria Washek. En la camioneta iba un matrimonio con una menor transportando en el interior de una refrigeradora paquetes con hojas de coca. Los voceros de la organización aclararon que ellos colaboran con el cuidado del ingreso de personas de otras provincias por el problema de la pandemia generada por el coronavirus y alertan a la policía sobre la presencia de personas sospechosas ya que, el territorio patrimonio de los pueblos originarios, es una zona conocida por ser utilizada como ruta del narcotráfico. En este caso, dieron la alerta a la policía, al comisario Pedro Rivero, quien no accedió al pedido aclarando que "no se revisará porque no había  autorización para hacerlo y que dejen pasar la camioneta porque la vía tiene que ser libre". La guardia se comunicó con el fiscal Francisco Morales Bordón pidiendo su colaboración para registrar la camioneta. El fiscal ordenó a la policía que abriera la camioneta y se incautaron 23 envoltorios con hojas de coca que eran trasladados por el matrimonio. Pero, desde la guardia Washek, denuncian que sólo se registró la conservadora y rápidamente taparon la camioneta y que este suceso los hizo sospechar del accionar encubridor de la policía que tiene antecedentes de relación con el narcotráfico. 


Ésta situación derivó en la intervención de la ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, quien visitaría la Provincia del Chaco para disponer de un operativo con gendarmería nacional en la zona de El Sauzalito, en respuestas a los denuncias realizadas por el accionar de la guardia originaria en sus territorios.


El conflicto en curso se ha agravado con el pedido del Fiscal de Investigaciones del Juzgado Multifueros de Misión Nueva Pompeya,  Bordón, de la detención de uno de los líderes de la Guardia Comunitaria Whasek, como así también la imputación de otros 5 referentes de esta agrupación wichí. Según el fiscal, estos procedimientos judiciales se dieron en el marco de la investigación por diversos delitos tras una sucesión de denuncias penales radicadas en su fiscalía, entre los que figuran “resistencia y atentado contra la autoridad, usurpación de autoridad y amenazas agravadas por el uso de arma de fuego”. Según se pudo saber, el detenido fue identificado como Carlos José Peñalosa  de 25 años domiciliado en la localidad de Chiriguanos, provincia de Formosa; mientras que también quedaron imputados otros 5 integrantes de la Guardia.


¿Qué es la guardia Washek?


(Washek: para la cultura wichí, es el nombre que se le da a un sapo grande del monte que siempre está en el mismo lugar defendiendo su territorio)


En noviembre de 2018 se declaró de interés municipal, a través de la ordenanza 952 / 18, la creación de la guardia comunitaria junto al cuerpo de bomberos del pueblo wichí en las localidades de El Sauzalito, Wichí El Pintado, Sauzal, El Vizcacheral, Tres Pozos, El Tartagal, Cevilar y Fortín Belgrano.


En el Sauzalito, la mayoría de las personas que forman parte de la guardia son chicos y chicas entre 19 y 20 años, la generación testigo de los efectos del atropello de los derechos de sus padres y abuelos. Los voceros de la organización plantean que el nacimiento de la misma surge como consecuencia del abandono del estado y reclaman la autoridad y legitimidad de la guardia como parte de la autodefensa del territorio. La violencia del desmonte, el narcotráfico y la falta de opciones de vida generaron una situación explosiva en la zona donde vive la comunidad.  Luego de la resolución que aprobó el concejo municipal de El Sauzalito, se hizo visible la organización y comenzó a trabajar en la defensa del territorio junto a organizaciones como Greenpeace, contra los desmontes en "zonas protegidas". Cabe destacar, que la cultura wichí sobrevive con lo que genera el monte: chauchas, mandioca, frutas, plantas medicinales y las materias primas para los trabajos artesanales.


Otro punto importante de la fundación de esta organización tiene que ver con la violencia e inseguridad que sufre el pueblo wichí, abusos policiales, represiones y persecuciones por el hecho de ser originarios. Además, en la zona se concentran importantes vías para el narcotráfico.


La guardia cuenta con 250 integrantes en Misión Nueva Pompeya y casi 200 personas en El Sauzalito. Distribuidos en 140 mil hectáreas de tierras tituladas desde Wichí el Pintado hasta Fortín Belgrano.


Represión a las mujeres wichí


En estos días ha circulado un vídeo de una de las tantas represiones y abusos que vienen sufriendo las comunidades en el impenetrable. Allí se observa a las mujeres reclamando la liberación inmediata del joven Carlos Peñaloza, integrante de la guardia comunitaria. 


También exigen asistencia social, alimentos, trabajo, educación y hogares para las familias originarias. 


Terminar con los desmontes producido por el avance de la frontera sojera.


Respuestas frente al hambre y el abandono que vienen sufriendo las comunidades wichí. Seguirán con presencia permanente y cortes en la ruta 9 en pos de una solución a sus reclamos.


Este año hay elecciones en el Instituto del Aborigen Chaqueño (Idach). Desde el Polo Obrero y el Partido Obrero presentaremos lista para terminar con  la complicidad que muchos de los dirigentes originarios mantienen con el gobierno provincial frente a estos atropellos. El Idach actúa en silencio cómplice ante las acciones represivas y el abandono por parte del gobierno. La lucha de los hermanos originarios debe recuperar esta institución y convertirla en el lugar de defensa de sus derechos.



 

En esta nota

También te puede interesar:

Se realizó un importante plenario provincial del Partido Obrero.
Tras una intensa lucha de tres años por los derechos de usuarios y trabajadores.
Sobre las declaraciones de encubrimiento de venta de “falopa” por parte del intendente de José C. Paz.