Rio Negro: a seis años de la desaparición de Daniel Solano

Se cumple un nuevo aniversario desde que la policía secuestrara al joven salteño.

Seis años se cumplen desde la desaparición forzada de Daniel Solano, ocurrida el 6 de noviembre de 2011. Las actividades por el aniversario de su desaparición empezaron el viernes 3 en el acampe frente al Juzgado N° 30 de Choele Choel y continuaron este domingo con actividades artísticas.


 


Daniel tenía 23 años al momento de su desaparición. Había llegado de Tartagal, Salta, para trabajar en la cosecha de manzanas para la multinacional Expofrut. Descubrió una estafa a cientos de trabajadores rurales y cuando empezó a organizar el reclamo, le tendieron una trampa, se lo llevó la policía del boliche Makuba y nunca más se supo de él.


 


El Estado ha jugado un rol de encubrimiento. En la causa judicial, que ha tenido todo tipo de vericuetos, la jueza Bosco y el fiscal Flores fueron apartados por no haber hecho lo suficiente para dar con el paradero de Solano. Finalmente fueron imputados siete policías, aunque siguen en libertad, trabajando y portando armas. Y no se ha avanzado un ápice con respecto a los responsables intelectuales de la desaparición, puesto que para avanzar en el punto debería investigarse a las patronales frutícolas.


 


Estas amasan sus fortunas sobre la base de condiciones atroces de explotación de sus obreros. La desaparición de Solano ha actuado como un mensaje de intimidación contra el superexplotado proletariado rural.


 


El Estado retacea incluso los fondos para buscar a Solano en un jagüel en el campo La Manuela, donde se presume que podría estar el cuerpo.


 


Así las cosas, los avances en la causa -cuyo juicio empezaría a sustanciarse en febrero de 2018- obedecen a la lucha de sus familiares y de las organizaciones sociales, políticas y de Derechos Humanos. Su familia ha dirigido recientemente una carta a la familia Maldonado remarcando los puntos comunes entre ambos casos.


 


El Partido Obrero denuncia la complicidad estatal detrás de este caso. Todos los intervinientes, desde la justicia, pasando por los policías, los empresarios y el poder de turno, han operado a favor del deterioro de la causa. Deben estar en el banquillo de los acusados.


 


Juicio y castigo a los culpables materiales e intelectuales de la desaparición forzada de Daniel Solano.


 


 

En esta nota

También te puede interesar:

El sábado 6 dijeron presente en el acampe frente al Juzgado N° 30 familiares y amigos de víctimas del gatillo fácil, de la trata, de desaparecidos/as, ambientalistas, activistas, docentes y una delegación de rurales organizados de Villa Regina.
Exigimos su aparición con vida. El Estado es responsable.
El peón rural desaparecido en Río Negro
Debió enfrentar a una justicia que entorpeció el caso escandalosamente, al punto de que hoy sigue irresuelto.