Triunfo judicial del PO Luján


Ariel Figueroa, del Polo Obrero de Luján, fue absuelto de los cargos imputados por el corte de la ruta 5 tras un juicio oral extremadamente corto, pero ruidosamente musicalizado por más de 100 militantes que hicieron el aguante fuera del edificio.


 


Polo Obrero, corte


 


La brevedad del trámite se debió a que, previamente, se había rechazado toda la prueba ofrecida por la defensa, quedando sólo los testimonios y actas policiales para su consideración.


 


Figueroa fue llevado a juicio por un corte realizado sobre la ruta nacional N° 5, el 5 de septiembre de 2012, junto a vecinos que reclamaban viviendas y mejoras en los nuevos asentamientos, como apertura de calles y saneamiento de aguas, y por compañeros del Plan Argentina Trabaja que pedían aumento salarial y que se les permitiera llevar adelante las mejoras de sus barrios.


 


Evidentemente, el rechazo de los testimonios de la defensa por parte del juez del Juzgado Federal Correccional y Criminal de Campana, Adrián González Charvay, tuvo por objeto que no quedaran asentadas en las actas del tribunal las inhumanas condiciones de los barrios, así como tampoco testimonios que den cuenta de la precarización laboral que implica el Plan Argentina Trabaja en todos los municipios.


 


Tras la declaración de los policías (incómodos, ya que debieron reconocer que habían identificado a Ariel Figueroa por conocerlo previamente como vecino y saber que pertenecía al Polo Obrero), llegó el veredicto.


 


El fallo reconoce que el derecho de vivienda es un derecho esencial que debe tener supremacía sobre la incomodidad temporal de un corte de vías terrestres, porque en definitiva lo que se busca es que los funcionarios den respuesta a dichas demandas.

También te puede interesar:

El Polo Obrero se prepara para la lucha contra el régimen de hambre y miseria de Ishii que gobernó las últimas décadas.
Continúa la lucha por trabajo genuino, tierra y vivienda
Es en el cuadro de un crecimiento de la pobreza, la desocupación y la precarización.
El gobierno criminaliza la lucha por trabajo genuino.