Un segundo banquillo para Pedraza

La causa de los sobornos

La Justicia dispuso el lunes el procesamiento de José Pedraza y de otros cuatro acusados, por los delitos de tráfico de influencias y pago de sobornos durante el proceso por el homicidio de Mariano Ferreyra.


Se acusa a José Pedraza, a Juan Riquelme, a Angel Stafforini -contador público y vicepresidente del Belgrano Cargas-, a Luis Ameghino Escobar -prosecretario de la Cámara de Casación Penal- y al abogado Aráoz de Lamadrid de tratar de obtener ilícitamente un fallo favorable a sus intereses, en favor de la excarcelación de los imputados por el crimen de Mariano Ferreyra. La Justicia acusa a Pedraza, a Stafforini y a los demás de llevar adelante "estrategias para determinar la sala en que caerían los recursos a resolver, con el objetivo de lograr la libertad y revocatoria del procesamiento de los mismos". Por sus gestiones para influir sobre los jueces, tanto Riquelme -cobró un cheque por 3.500 pesos- como Aráoz de Lamadrid recibieron, de parte de Pedraza y de Stafforini, sumas de dinero que provenían de la Unión Ferroviaria y del Belgrano Cargas.


El dinero fue retirado ese mismo día por Stafforini de una caja de seguridad y llevado al estudio de Aráoz de Lamadrid por la abogada Susana Planas, quien, además de ser directora suplente del Belgrano Cargas, ejerce funciones en la "Cooperativa de Trabajo Unión del Mercosur" una de las "cooperativas" que empleaba tercerizados en el ferrocarril.


A los acusados también se les imputa ofrecerle dinero a Luis Ameghino Escobar, para que manipulara el sorteo que permitiera que la Sala III fuera la que juzgara esos recursos.


Stafforini también fue acusado por posesión de arma de guerra civil: en su caja fuerte se secuestró un calibre 32, con numeración limada y sin registro.


Las pruebas que fundan el fallo son rotundas. El descargo del ex juez Aráoz de Lamadrid, de más de siete horas, sólo fue un intento delirante por explicar y por negar lo que contundentemente surge de las escuchas.


La mayoría de los imputados optó por el sano silencio.


Este procesamiento refleja que la Unión Ferroviaria, el Belgrano Cargas y la Cooperativa del Mercosur tienen un conductor común que no es otro que José Pedraza, quien, en su doble rol de sindicalista y de empresario, dispone y ordena sobre las tres instituciones.


Por el Belgrano Cargas pasan todos los subsidios destinados al pago del personal de las líneas Roca y Ferrobaires.


La causa de los sobornos ha vuelto a poner de manifiesto las fuentes de financiamiento de las tercerizaciones ferroviarias y, naturalmente, a sus responsables. La motivación de Pedraza para llevar adelante su "acción ejemplificadora" contra los tercerizados del Roca ha quedado al descubierto también en esta causa conexa.

También te puede interesar:

Especial aniversario Mariano Ferreyra. No pasaban 48 horas del asesinato y ya trataban de desvirtuar la denuncia del PO.
El recorrido de los acontecimientos que llevaron al asesinato de Mariano Ferreyra.
Su lucha está más vigente que nunca.