fbnoscript
4 de octubre de 2016

Regresa Michetti de su gira por Canadá y la Barrick vuelve a funcionar

La vicepresidenta ofreció el país a las corporaciones mineras. Hace veinte días, en Veladero se había producido otro derrame de cianuro.

Apenas aterrizaba la vicepresidenta Gabriela Michetti de su gira pro minera por Canadá, la justicia levantaba la medida cautelar contra la Barrick Gold y permitía que su emprendimiento de megaminería a cielo abierto en Veladero, San Juan, retome sus funciones. De nada importó que se hubiera conocido en septiembre un nuevo derrame de cianuro producido por la Barrick ni las protestas realizadas en Jáchal –cuya población se vio afectada hace un año por otro derrame que contaminó las aguas con la sustancia venenosa usada para separar el mineral de la piedra.

Gabriela Michetti viajó a Canadá para reunirse con los directivos internacionales de la compañía y otras empresas del ramo y postularse así como una surte de “embajadora” de buenos oficios ante los pulpos multinacionales de la megaminería. Luego, para no dejar lugar a dudas, la suspensión de Veladero se levantó a su regreso.

Michetti y una parte importante del gabinete de Mauricio Macri se habían reunido en Ottawa con alrededor de cien CEOs de empresas canadienses ante los cuales expusieron un plan con el objetivo de “propiciar inversiones” en esa rama de la industria. Hay que recordar que el gobierno de Macri había derogado por decreto las retenciones que erogaban las empresas mineras al Estado y que alcanzaban la cifra de doscientos millones de dólares anuales. “Queremos inversión minera y desarrollarla, hay un potencial gigantesco para muchas provincias que tienen muchas necesidades básicas insatisfechas”, ofreció Michetti a los empresarios canadienses, país que lidera la industria minera a nivel mundial, con alrededor del 70 por ciento de participación en el mercado de la rama. La gira de Michetti se asemeja a las fotografías que se sacaba la ex presidenta Cristina Fernández con el presidente de la Barrick, Peter Munck.

Una vez regresada Michetti de su gira, la suspensión de actividades de la Barrick se levantaba y la empresa volvía a su producción de siempre, a pesar de que este segundo derrame de cianuro en un año había sido producido por el golpe de un pedazo de hielo glaciar, sin considerar que tal accidente es mínimo dentro de los que podrían ocurrir, en una región de características sísmicas. Por otro lado, los estudios previos realizados por la misma Barrick indican que Veladero está instalada en una región periglaciar, cuando la producción minera está prohibida en esas zonas por la Ley de Glaciares aprobada en 2010. A seis años de su sanción, todavía no se ha entregado la información oficial acerca de las regiones periglaciares y glaciares en el país.

Frente a este estado de las cosas, Pablo López, diputado del Partido Obrero-Frente de Izquierda, había pedido en la Cámara la interpelación al ministro de Minería y al de Medio Ambiente para que expliquen el nuevo accidente producido en Veladero. También había planteado que una comisión de diputados se constituyera en la provincia de San Juan para que analicen in situ en los pueblos de Jáchal e Iglesias la situación después de los derrames, con testimonios directos de los habitantes de esos pueblos, que se vio surcada por protestas que pedían que la Barrick se retire de la región. A pesar de la política de entrega esgrimida por el macrismo frente a las multinacionales mineras, más que nunca cobra vigencia la consigna “Fuera la Barrick del país”. 

Compartir