fbnoscript
22 de diciembre de 2016 | #1442

Rebelión popular en El Bolsón

Sublevación contra la entrega de un reservorio natural
Por Tomás Eps @tomaseps
Los pobladores de la localidad rionegrina de El Bolsón protagonizan en estos días una verdadera rebelión popular contra la entrega de 850 hectáreas de una reserva natural de la zona a una empresa vinculada con el millonario británico Joseph Lewis.
 
El proyecto Laderas, que prevé la construcción de un área turística privada en las tierras de Pampa Ludden, fue aprobado el pasado viernes 16 por el Concejo Deliberante de la localidad, con los votos del PRO, la UCR y Juntos Somos Río Negro (del gobernador Alberto Weretilneck). La votación se realizó bajo el signo de la represión a las organizaciones sociales que se manifestaron en contra.
 
La implicación del poder político con el negociado es total. A tal punto que el intendente Bruno Pogliano, del PRO y alineado con Weretilneck, es quien maneja la contabilidad de las empresas beneficiarias del emprendimiento (Laderas SA y Hidden Lake). El kirchnerismo, que realiza demagogia contra el negociado, oculta que fue un garante de primera de los negocios de Lewis en la Patagonia.
 
Pueblada
 
El Bolsón se encuentra sublevado contra la entrega de este reservorio natural (declarado Reserva de la Biósfera de la Humanidad por la Unesco) para el lucro capitalista. Ya en 2013, una pueblada había frenado la consumación de este mismo proyecto.
 
Al día siguiente de la votación consumada con represión, se produjo una movilización de 6.000 personas, una de las más grandes de los años recientes. El pueblo se halla en estado de asamblea permanente; se mantiene un acampe en la entrada de la localidad y el repudio contra Pogliano es generalizado.
 
Las asambleas resolvieron también realizar piquetes en el acceso desde Bariloche a la localidad, en fecha a confirmar, para obligar a los visitantes a tomar el ingreso por Pampa Ludden y conocer la riqueza natural del área que se pretende privatizar.
 
Los partícipes del movimiento de protesta han recibido apretadas por parte del PRO, y una bandera del acampe fue prendida fuego.
 
Una nueva asamblea de los vecinos definirá los pasos a seguir. Está planteado encauzar la indignación generalizada en una gran movilización contra el poder político.

Compartir