fbnoscript
5 de noviembre de 2018

Basta de negociados inmobiliarios, defendamos la Comuna 15

El 7 de noviembre movilicemos a la Legislatura contra el Código de Planeamiento Urbano.

Las tres primeras jornadas de Audiencia Pública sobre el nuevo Código de Planeamiento Urbano para la Ciudad de Buenos Aires, impulsado por el oficialismo, arrojan una conclusión clara: el rechazo de los vecinos es contundente. Diferentes Colectivos Barriales y organizaciones vecinales se han hecho presentes en la Legislatura para denunciar el carácter pro especulación inmobiliaria del proyecto, mostrando que el proyecto atropella la voluntad de los vecinos.

El aumento de la “constructividad” que plantea el Código Urbanístico significa la posibilidad de construir más metros cuadrados cubiertos por parcela. En calles comunes, se permite edificar hasta cuatro pisos, lo que conlleva a un encarecimiento del suelo y propicia los negociados del capital inmobiliario.

A su turno, el Código avanza contra el ya diezmado espacio verde de la Ciudad, que no supera los 3,5 m2 per cápita (cuando la OMS recomienda entre 10 y 15 m2). Una vecina denunciaba en la Audiencia que en el barrio de Almagro esa cifra baja a 0,4 m2. ¿Esta es la “Ciudad Verde” que promueve el Gobierno de la Ciudad?

Caso significativo es el de la Isla de Paternal y Agronomía. Una de las premisas del Código, la de “no más torres sorpresa”, se incumple desde el vamos: ha trascendido un proyecto enviado por el Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, para la construcción de torres en las tierras del ex- Albergue Warnes, detrás del Carrefour. Un negocio inmobiliario que atenta directamente contra el tercer pulmón verde de la ciudad, en pos de los intereses capitalistas de la construcción. En esa línea, voceros del PRO han confirmado a los vecinos del Barrio Rawson la intención explícita del gobierno de abrir la calle Zamudio, entre Tinogasta y Avenida Beiró, partiendo Agronomía en dos y generando un caos vehicular en un área de protección histórica. Debido a la presión de los vecinos, una enorme campaña vía redes sociales, y casi 40.000 firmas, se han comprometido a bajar el artículo que habilitaba la construcción de un microestadio en el predio del Club Comunicaciones. De todas formas, no tenemos que confiar en un gobierno que durante todo su mandato ha jugado para los negociados, contra las necesidades de los vecinos. Vamos por su efectiva derogación.

El gobierno de la ciudad viene a plantear un supuesto “desarrollo urbano”, que sin embargo no es otra cosa que un plan de encarecimiento del suelo para la expulsión de los vecinos. Debemos rechazar este plan y luchar para que las tierras de la comuna sean de uso vecinal, destinándolas como áreas de protección.

Mientras tanto, en las villas de la zona las necesidades de vivienda aparecen postergadas. En el Playón de Chacarita, con la ley de urbanización de por medio, construyeron la extensión de Triunvirato en tiempo récord, mientras que el barrio sufre las inundaciones por la lluvia que hacen destrozos y los vecinos siguen sin cloacas y con serios problemas de servicios. Las “soluciones habitacionales” que ofrece el gobierno implican un endeudamiento con créditos impagables por parte de las familias. En la Carbonilla, no existe presupuesto destinado a la urbanización y ahora se ve seriamente amenazada por la obra del viaducto del Tren San Martín. Necesitamos la urbanización real en los barrios de la comuna.

Teniendo este panorama, desde el Partido Obrero proponemos movilizar con todo el día miércoles 7 de Noviembre, desde las 13hs hasta que termine la Audiencia Pública, para rechazar este proyecto, y poner de relieve las verdaderas necesidades de los vecinos y trabajadores de la ciudad: defensa y generación de más espacio verde público, real urbanización de las villas, no a la especulación inmobiliaria, por la defensa de la identidad de los barrios.

En esta nota:

Compartir

Comentarios