fbnoscript
11 de enero de 2019

Parque Rivadavia: otro ataque de Rodríguez Larreta en favor de los especuladores inmobiliarios

Esta semana comenzaron las obras en el Parque Rivadavia por la apertura de la calle Beauchef hasta Ambrosetti, implicando un gran perjuicio para los históricos puestos de libreros y una reducción de casi una quinta parte de la superficie total del parque, a pesar de que Caballito cuenta con un metro y medio de espacio verde por habitante, diez veces menos que lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud.

La obra estaba contemplada en el flamante Código de Planeamiento Urbano, confeccionado a medida de los intereses de especuladores inmobiliarios y de la patria contratista que fuera votado en diciembre por la Legislatura.

Contra la bronca de trabajadores y vecinos, el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta ha intentado justificar lo injustificable. Desde un supuesto alivio vehicular –cuando la salida por Ambrosetti resuelve poco y nada, porque esta cambia de mano pocas cuadras después  – a una votación online irrepresentativa, ya que participaron apenas 111 personas. Para ejecutar esta nueva agresión al espacio público, el gobierno porteño desempolvó una vieja disposición municipal… promulgada por la dictadura de Onganía.

Tras amenazar con reducir y mudar los puestos de manera compulsiva, el gobierno forzó un acuerdo con los libreros, a quienes se traslada por los tiempos de la obra a avenida Rivadavia, pero ahora se encuentran sin suministro eléctrico, entre otras dificultades.

Mientras Rodríguez Larreta y sus socios hablan de la “puesta en valor” de Caballito, la densidad, la saturación de los servicios y el hacinamiento en el barrio siguen creciendo. Este verano han vueltos los cortes de luz, a pesar de los tarifazos que sacudieron los bolsillos populares.

El aumento desenfrenado de alquileres y tarifas contrasta con la falta de espacios verdes, el vaciamiento del transporte público y el nulo desenvolvimiento de viviendas populares. Está planteado desarrollar una acción de lucha de los trabajadores y vecinos del barrio contra las avanzadas del gobierno. Proponemos comenzar una campaña por las condiciones laborales de los trabajadores y puesteros de los parques, por la defensa y ampliación de los espacios verdes y de recreación, y en contra de la especulación inmobiliaria, en unidad con los vecinos de todos los barrios de la Ciudad que enfrentan esta política rabiosamente capitalista.

Compartir

Comentarios