fbnoscript
17 de julio de 2019

Tigre: continúa la lucha en defensa de los humedales

El municipio dio luz verde a un emprendimiento inmobiliario que redundará en mayores inundaciones.

Los vecinos y vecinas de Dique Luján y Villa La Ñata, en el distrito bonaerense de Tigre, han recibido con un fuerte repudio la aprobación reciente de la Declaración de Impacto Ambiental al negocio inmobiliario Santa Ana por parte del municipio.

Como vienen denunciando desde hace meses, el avance de esta obra, de la empresa Eidico, deja como resultado el rellenado y la excesiva elevación del terreno, provocando un “efecto tapón” que redunda en inundaciones recurrentes de los barrios populares periféricos, provocando cuantiosas pérdidas para los vecinos y vecinas. El cuadro se completa con la inexistencia de obras hídricas para resolver el problema.

Frente a esta situación, los vecinos comenzaron en febrero a realizar asambleas autoconvocadas en defensa de los humedales, con numerosas convocatorias y actividades en el distrito, logrando que el reclamo se difunda.

Eidico es una mega empresa inmobiliaria que tiene negocios en más de 11 provincias del país y en el exterior. Además de barrios privados y countries, cuenta hoteles, shoppings, complejos de casas, edificios y canchas de golf. Desde el 2009, cuando estaba Sergio Massa al frente de la intendencia, Eidico comenzó a construir en Tigre y ya tiene numerosos emprendimientos como el Barrio Santa Bárbara, el complejo Villa Nueva y el country Santa Catalina.

Todos estos negocios tienen dos hilos conductores: las grandes irregularidades en la aprobación de los proyectos de ordenanza para la construcción (como se ve en el caso del barrio Santa Bárbara, construido en forma ilegal sobre la base del apoderamiento de las tierras fiscales que ocupaba la planta transmisora de la radio nacional) y la violación de leyes ambientales, como vienen denunciando las agrupaciones y movimientos en defensa del medio ambiente, que destacan el incumplimiento de normas de ordenamiento territorial y usos del suelo y estudios hidrológicos, permitido por los distintos gobiernos provinciales (Scioli-Vidal) y municipales (Massa-Zamora).

En Tigre, el código de planeamiento urbano que beneficia a las empresas inmobiliarias y las contratistas amigas del massismo fue impulsado en su momento por Ernesto Cassareto, el secretario de gobierno del fallecido intendente Ricardo Ubieto. Su modificación, impulsada por el massismo, sostenida por el intendente Julio Zamora y apoyada por todos los bloques del actual Concejo Deliberante local, profundiza la especulación inmobiliaria.

Esta es la regla en todos los barrios populares del distrito, tanto en Villa la Ñata y Dique Luján como en Benavidez, Rincón, Tigre Centro, Las Tunas, Don Torcuato, entre otros. Los vecinos sufren grandes perjuicios desde lo habitacional (inundaciones y faltas de servicios básicos como luz, agua potable, cloacas, gas natural) y en lo medioambiental (se destruyen la flora y fauna autóctonas), e incluso el aislamiento zonal, afectando las fuentes laborales de quienes quedan atrapados entre los countries y tapados por el agua.

Esta problemática local se conecta con las inundaciones que sufre toda la población de la provincia de Buenos Aires desde la zona sur del conurbano hasta la zona norte, donde se construyen grandes emprendimientos inmobiliarios destruyendo bosques, humedales y territorios.

El Partido Obrero en el Frente de Izquierda-Unidad apoya el reclamo de la asamblea de vecinos de Dique Lujan y Villa la Ñata y se pone a disposición para las medidas de lucha. Planteamos la defensa de los humedales y bosques contra la construcción de mega emprendimientos inmobiliarios. Proponemos un plan nacional de viviendas populares de calidad y urbanización de las villas y asentamientos, financiado por impuestos progresivos a los inmuebles ociososs de los especuladores inmobiliarios.

En esta nota:

Compartir

Comentarios