fbnoscript
6 de noviembre de 2019

La Matanza: la lucha por una Reserva Natural en Laferrere, contra el gobierno nacional y municipal

Como parte de una larga lucha, los vecinos de Laferrere (localidad del partido bonaerense de La Matanza) presentaron a principios de septiembre un proyecto para que se declare como Reserva Natural el predio de 80 hectáreas donde antes funcionaba el Aeroclub Argentino, sin haber recibido ninguna respuesta oficial por parte del municipio que conduce Verónica Magario.

No solo ello: a fines del mes de octubre, los vecinos se encontraron en el terreno con un grupo de personas ligadas a las iglesias evangélicas que funcionan en el distrito, que se encontraban destruyendo parte del pastizal. Según les explicaron, habían sido habilitados por ello por las autoridades municipales, en pos de desplegar allí un evento multitudinario (un capítulo más del respaldo otorgado al clero por Magario, que este año creó con tal fin una Subsecretaría de Culto y la dejó al mando de un pastor evangélico).

El gobierno de Magario, quien próximamente asumirá como vicegobernadora, vuelve con ello a dar la espalda a los reclamos populares.

Los vecinos de Laferrere se encuentran desde hace años trabajando en defensa de los espacios verdes de la ciudad, llevando adelante una tarea de concientización sobre la necesidad de preservar un medio ambiente saludable y dando cuenta de la responsabilidad de las diferentes escalas del Estado de que ello no ocurra.

El predio en cuestión se encuentra ubicado sobre el kilómetro 25 de la Ruta 3, y quedó fuera de actividad en el año 2010. Luego de ello, empezó a tener otros usos que implicaron algunos importantes negocios privados, entre ellos la instalación de canchas de fútbol, una confitería que sirve de salón de fiestas y una subestación eléctrica de Edenor, que se ubica a metros de viviendas sin que se conozca ningún estudio de impacto ambiental. Asimismo, el propio Estado Nacional tomó parte del predio para construir el Hospital “Néstor Kirchner”, que luego de años –y con acusaciones cruzadas entre el kirchnerismo y el macrismo- sigue sin prestar servicio alguno. Todo esto va ocurriendo bajo administración nacional de la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE), que está a cargo del espacio y toma decisiones y medidas sin consultar a los vecinos.

En este contexto, de forma cada vez más organizada se viene trabajando para que los habitantes de los alrededores del espacio puedan conocer y disfrutar de los beneficios ecológicos que implican los ambientes que alberga el espacio -arroyo, pastizal, humedal y talar- que de conjunto dan marco a una rica biodiversidad y que sirven como fuente absorbente de las lluvias (y, por ende, como atenuante de inundaciones). Asimismo, entre otros proyectos, los vecinos pretenden mantener la memoria histórica local convirtiendo en museo parte del predio incluyendo los hangares, el avión que allí permanece y las torres de control, hoy abandonadas a cualquier tipo de deterioro.

Con estas ideas y otras (como la de crear un espacio recreativo, deportivo y una huerta agroecológica), los vecinos han realizado un registro y una evaluación del espacio y han presentado en base a estos el proyecto presentado en septiembre.

El Partido Obrero viene apoyando el planteo de los vecinos. El proyecto presentado a la Municipalidad viene siendo impulsado como parte del Frente de Izquierda en el Congreso Nacional, tomando la iniciativa de los vecinos para que el predio efectivamente se convierta en una reserva.

En las caminatas que se proponen para dar a conocer el espacio nos encontramos con una heterogénea composición de niños, jóvenes y mayores que pretender torcer el escenario actual. Hemos visto cómo los vecinos trabajadores y trabajadoras del barrio toman su propia experiencia y vínculo con el espacio presentando un fuerte sentido de pertenencia, un sentido de apropiación y de defensa del espacio para darle un carácter público y gratuito. Un espacio sano, recreativo y deportivo para las familias obreras de Laferrere. Familias que han planteado que el lugar ya les pertenece, pero conscientes de que tienen (tenemos) una lucha con el poder del Estado en sus diferentes niveles.

 

Compartir

Comentarios